14 cosas para hacer en Islandia ahora que el gobierno te pagará por casarte con islandesas

Curiosidades

14 cosas para hacer ahora que te cases con una islandesa. Probablemente ya alistaste tus cosas para irte a vivir a Islandia, la pequeña isla vikinga donde conforme el rumor, te pagan por ir a casarte con una sexi islandesa.

Pero ahora el interrogante que a todos les brotó fue: ¿qué voy a hacer en un sitio donde la noche dura 6 meses, lo mismo que el frío? Bueno, aparte de que solamente se me ocurre hacer es estar con una islandesa, esta lista asimismo te servirá: incluye aguas termales, vida nocturna y paisajes increíbles, aparte de comer tiburón fermentado y bucear en la división tectónica del planeta. Todo a fin de que lo goces con tu nueva esposa.

1. Tomar un baño en la Laguna Azul

14 cosas para hacer ahora que te cases con una islandesa

14 cosas para hacer ahora que te cases con una islandesa

Es la trampa de turistas más grande, pero lo vale. Localizada cerca del aeropuerto de Reykjavik, la laguna es esencialmente la más grande alberca de agua termal; con bebidas alcohólicas, fiestas de solteros y mascarillas de lodo. Además de esto, está repleta de hermosas chicas nativas.

2. Ve en helicóptero a tu alberca de agua termal

La manera más exclusiva de ayudar a un manantial de aguas termales es hacerlo en helicóptero. Puedes volar a un volcán recóndito para zambullirte en el agua. Hay muchos géneros de charters que vuelan desde Reykjavik para llevarte a la parte sudoeste de la isla, donde puedes hacer tu picnic, nadar y pasar el rato.

3. Snorkel en la enorme abertura continental

Olvídate de la enorme barrera de coral, la más exclusiva y nueva forma de hacerlo es en la enorme fisura que divide las placas tectónicas de Eurasia y América del Norte, en el parque nacional Þingvellir. Los especialistas aseguran que flotar en la fisura tectónica, llena de cristales y agua cristalina, con ciento cincuenta metros de visibilidad, es como meditación en movimiento. Precisas rentar un traje de buceo muy grueso por el hecho de que la temperatura del agua es de entre 2°C y -4°C.

4. Correr en un glaciar con una motocicleta

Aumenta tu disparo de adrenalina escalando a una motocicleta de nieve y corriendo en carreras sobre el glaciar Vatnajökul, el más grande de Islandia y el tercer más grande del planeta.

5. Pasea en camionetas 4×4

La única forma de conocer Islandia es a campo traviesa, en camionetas 4×4 que puedan atravesar el terreno escarpado. Mientras que la mayor parte de los turistas se suben a los camiones que los llevan a lugares planos y tradicionales, puedes buscar la auténtica diversión y emplear uno de estos automóviles para moverte.

Las compañías de viajes de aventura están más que preparadas para llevarte en una de sus muchas camionetas singulares a los glaciares, por campos abiertos, a las dunas de arena negra y a los volcanes, en un viaje muy movido pero muy entretenido.

6. Ver las luces del norte

No hay nada mas increíble en el planeta que las luces del norte, y el mejor sitio para verlas es Islandia. En el río Ranga, a una hora de Reykjavík, puedes quedarte en el hotel que tiene un observatorio con 2 telescopios nivel NASA. Aun tiene temas continentales en sus diferentes habitaciones.

siete. Fiestas desmandadas en Reykjavik

Hace una década, la urbe tenía la reputación de ser un sitio de fiestas verdaderamente desmandadas. Muchas despedidas de soltero y de soltera tuvieron sitio ahí, miles llegaban todos los años, por su impresionantemente decadente atmosfera.

8. Escalar volcanes en el Val de Thor

La clave de una enorme aventura en Islandia es salir de los caminos pavimentados y escalar en el corazón del país. Únicamente puedes llegar en camioneta, helicóptero o bien a pie a la reserva natural Þórsmörk (el val de Thor). Está localizado en el val Húsadalur. Ahí hay un hostal rústico donde sirven desayuno, comida y cena, y tiene un bar. Está rodeado de volcanes activos, glaciares gigantes y enormes valles.

9. Explora cavernas de hielo y túneles en el glaciar Langjokull

¿Piensas que lo habías visto todo? Entra en la increíble red de grutas de los glaciares de Islandia. Haz espeleología en las cavernas creadas por millones de años. Es una suerte de viaje psicodélico.

10. Sube a un caballo de Islandia

Si te quieres sentir enorme, súbete a una mini caballo de Islandia. Si bien no es tan pequeño como los ponis, estos caballos son pequeños que pueden caminar por muchos quilómetros. Además de esto, vas a tener una buenísima fotografía para tu Instagram.

11. El museo punk

Situado en lo que fuera un baño público, este museo “saluda al punk islandés y a la escena de la nueva ola que comenzó en 1978”, se lee en su página de Fb.

Al final del recorrido, que está sobre urinales y excusados, hay una instalación a fin de que puedas sacar el punk que llevas dentro, tocando un instrumento.

12. Come tiburón fermentado

Anthony Bourdain, se va a quedar corto con esto. Esta extraña comida de tiburón fermentado en orina parece un arma química, y lo más desapacible del planeta. Pero si está preparado adecuadamente, no en una lata con orines de 5 años, el Hakarl según parece no es tan malo. Lo bastante difícil es respirar por vez primera después de la primer mordida, cuando el sabor aparece.

Acá es cuando el licor Brennivin hace su aparición. Para enjuagarte el sabor del Hakarl, emplea 2 o bien 3 shots.

13. Juegos de cabaña para impresionar a las mujeres de Islandia

En tanto que el invierno es tan largo en Islandia, los nativos debieron inventarse algo para hacer: los juegos de cabaña. Una serie de pruebas de agilidad y fuerza que incluyen el juego de la botella, en que debes darte vuelta sin soltarla ni caer, o bien levantar cosas del suelo con la boca y otras cosas “divertidas” que te prueban. Todas y cada una son más difíciles de lo que parecen.

14. Festival Verslunamannahelgi

El primer fin de semana de agosto es el Festival Verslunamannahelgi, en las islas Westman en el sur de Islandia. Descrito como una mezcla de Woodstock con Burning Man, no es siquiera publicitado, puesto que no desean que los foráneos sepan de él. Pues las cosas se ponen rarísimas. Eso por sí mismo hace que desees ir.

Compartir


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…


Comentarios