in ,

52 Médicos cubanos llegan a Italia para ayudar al país a luchar contra el Coronavirus

En tiempos de contingencia el planeta se halla más unido que nunca pese a la cuarentena, y los médicos cubanos han puesto el ejemplo. El país caribeño mandó una brigada de doctores y enfermeras a Italia este fin de semana para asistir en la lucha contra el coronavirus, siendo este último país uno de los más perjudicados del planeta.

Y este no es el primer rodeo de la isla caribeña, puesto que Cuba ha mandado a sus doctores a sitios de desastre en todo el mundo; sus médicos estuvieron en primera línea en la lucha contra el cólera en Haití, contra el ébola en África occidental en la década del 2010, y atendieron a  13,500 víctimas del sísmo de septiembre de 2017 en México, donde además de esto efectuaron 162 cirugías en 40 días.

No obstante, con esta brigada de 52 miembros de bata blanca es la primera vez que Cuba manda personal de urgencia a Italia, probando el alcance de su diplomacia médica.

Esta es la sexta brigada médica que Cuba ha mandado en los últimos días para combatir la propagación de la nueva enfermedad en el extranjero. El país ya ha mandado contingentes a Venezuela y Nicaragua, como a Jamaica, Surinam y Granada.

En una entrevista con la agencia de noticias Reuters, Leonardo Fernández, especialista en cuidados intensivos y miembro de la brigada isleña, externó su compromiso pese a la inseguridad que este reto representa para su salud y de sus compañeros.

“Todos tenemos temor, pero tenemos un deber revolucionario que cumplir, así que suprimimos ese temor, lo ponemos a un lado. El que afirme que no tiene temor es un superhéroe, pero no somos superhéroes, somos médicos revolucionarios”, apuntó Fernández, de 68 años de edad.

Para Fernández esta es su octava misión internacional, incluyendo una en Liberia a lo largo de la lucha contra el ébola. Indudablemente que este hombre es un héroe de bata blanca.

Italia es el país más perjudicado por el virus enormemente infeccioso que se produjo en China, y la zona norte de Lombardía es la más perjudicada por la infección. Su número de fallecidos aumentó el sábado en 546 a 3,095, conforme su jefe de bienestar, Giulio Gallera, quien pidió la presencia de Cuba con sus médicos.

“Vamos a cumplir una labor venerable, basada en el principio de solidaridad”, afirmó Graciliano Díaz, de 64 años, miembro de la brigada cubana de contingencia.

Cuba edificó un sistema de salud que era la envidia del planeta en desarrollo con la ayuda económica de la vieja Unión Soviética aliada, si bien ciertos de esos avances se han perdido desde el colapso del bloque marxista. Muchos centros de salud cubanos han caído en mal estado y los cubanos afirman que tienen contrariedades para localizar fármacos, una situación que, conforme el gobierno, se debe en una gran parte a las sanciones estadounidenses por décadas, si bien los analistas culpan asimismo a la ineficiente economía estatal.

Todavía de esta manera, Cuba cuenta con una de las proporciones más altas de médicos por cabeza en el mundo entero, todavía excluyendo a los médicos que trabajan en el extranjero.

Mientras que la Isla se preocupa por ayudar al planeta, no quiere decir que desatienda el terreno propio, puesto que asimismo está acentuando las medidas en su territorio para detener el contagio del coronavirus, donde hasta el día de hoy solo se han reportado 25 casos.

Su presidente Miguel Díaz-Canel anunció este fin de semana que el país estaría cerrando sus fronteras a los no residentes extranjeros, lo que representa un enorme golpe al turismo, uno de los mayores motores de la economía cubana.

Indudablemente, los héroes en bata blanca de todo el planeta merecen nuestra más honesta admiración. Ayudémoslos a ayudar a el resto manteniéndonos en resguardo lo más posible.