Niño Alfa: empezó a plantar árboles a los 9 años… está por llegar a los 14 mil millones

Noticias

Adolescente Alfa, por plantar millones de árboles en el planeta. Felix Finkbeiner, un adolescente que comenzó a los nueve años un proyecto de plantar árboles con la pretensión de restaurar los bosques del planeta, está de camino a sumar más de catorce mil millones de árboles plantados en todo el planeta, gracias a la organización que creó y a las Naciones Unidas.

Adolescente Alfa, por plantar millones de árboles en el planeta

Adolescente Alfa, por plantar millones de árboles en el planeta

Felix tiene en la actualidad diecinueve años, y la organización que creó, llamada “Plant-for-the-Planet” está a puntito de lograr esa impresionante cantidad. Los catorce mil millones (billones en inglés) de árboles han sido plantados en ciento treinta países en el mundo entero. El conjunto además de esto se ha propuesto la meta de un millón de billones (trillón en inglés), el equivalente a ciento cincuenta árboles por cada habitante en el planeta.

Finkbeiner, tiene hoy día diecinueve años. Ha hecho más que cualquier activista para reclutar a pequeños y jóvenes en un enorme movimiento por el cambio climático. Su organización tiene un ejército de cincuenta y cinco mil “embajadores de la justicia climática”.

Este ejército ha entrenado en talleres de un día, para transformarse en activistas climáticos en sus lugares de origen. La mayor parte son pequeños de menos de doce años de edad.

“Felix es una combinación de inspiración y acción”, afirma Thomas Crowther, un ecologista que realiza la cuenta y que trabaja en la universidad de Yale. “Mucha gente es buena en alguna de esas cosas, mas Felix es verdaderamente bueno en ambas”.

Felix aun ha sido convidado a charlar frente a la Reunión de las Naciones Unidas. Felix se paró en frente de todos, con sus lentes de Harry Potter, una sudadera gris y un corte de pelo a la moda, con la sombría pregunta sobre el cambio climático.

“Nosotros los pequeños sabemos que los adultos son siendo conscientes de los desafíos y que saben la solución”, afirmó. “No sabemos por qué hay tan poca acción al respecto”.

Los pequeños, afirmó, tienen 3 posibles explicaciones. Una, es la diferencia de perspectivas sobre el futuro. “Para la mayor parte de los adultos, es una cuestión académica. Para nosotros los pequeños, es cuestión de sobrevivencia”, afirmó. “El año dos mil cien aún está en nuestro periodo de vida”.

Otra explicación, es la negación. La tercera posibilidad es la del pensamiento corto, la parábola sobre los monos, en la que

“Si dejas a los monos seleccionar entre un plátano ahora o bien 6 plátanos después, elegirá el plátano ahora”, afirmó. “A partir de acá, los pequeños comprendemos que no podemos confiar en que los adultos solos salven nuestro porvenir. Para hacerlo, debemos tomarlo en nuestras manos”.

Al instante de este alegato, Finkbeiner tenía cuatro años de haber comenzado esta empresa ambiental. Desde ese momento, la red global medró exponencialmente entre pequeños de todo el planeta. Esta idea, fue resultado de una labor de cuarto grado en su escuela, en Uffing am Staffelsee, al sur de Munich. El tema era el cambio climático, y para él, el cambio climático significaba una amenaza a su animal preferido, el oso polar.

Cuando estudió en Google, halló las historias de Wangari Maathai, una mujer de Kenia cuya heroica campaña por recobrar su ecosistema resultó en plantar treinta millones de árboles, y por lo que recibió el Premio Nobel en dos mil cuatro.

Crowther apunta que una pregunta básica del pequeño no tenía contestación, y era: ¿Cuántos árboles hay en el planeta? Hasta ese momento, absolutamente nadie lo sabía. Eso impulsó a Crowther y su equipo para descubrirlo. Después de una investigación de un par de años, se estimó que hay 3 mil billones de árboles (3 trillones en inglés), más se pierden diez mil millones de año en año.

El número de árboles es la mitad de lo que había al comienzo de la agricultura, estiman. Con lo que plantar mil millones de árboles es buen intento mas no es suficiente.

“Pensé que se iban a desalentar, mas afirmaron, ‘está bien, vamos a plantar más’. No vacilaron, están contactando a gente millonaria de todo el planeta. Es increíble”, afirmó.

Plantar más árboles significa plantar mil billones de árboles (un trillón en inglés). Estos árboles van a poder absorber diez mil millones de toneladas de dióxido de lignito por año, lo que le adquirirá tiempo a la humanidad para resolverse a reducir las emisiones de lignito.

“Vamos a ser víctimas del cambio climático. Es de nuestro interés hacer que los pequeños actúen”, afirmó. “Al mismo tiempo, no creo que podamos darnos el lujo de rendirnos con esta generación de adultos y esperar  20 o 30 años a fin de que nuestra generación llegue al poder. No tenemos tanto tiempo. Todo cuanto podemos hacer es guiarlos en la dirección correcta”.

Compartir


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…


Comentarios