La golfista más sexi del mundo es amenazada de muerte por su forma de vestir

Deporte

Amenazan a la golfista más sexi por su forma de vestir. El planeta del golf deberia de estar comenzando una revolución ahora. La indignación debería atestar todos y cada uno de los laguitos en sus campos, después de que se diese a conocer que la golfista profesional Paige Spinarac recibiese amenazas de muerte por su forma de vestir.

Amenazan a la golfista más sexi por su forma de vestir

Amenazan a la golfista más sexi por su forma de vestir

Paige Spiranac tiene 24 años, y como todos saben, es la golfista más sexi del planeta. No obstante, absolutamente nadie se explica porqué hay golfistas “radicales” que la hostigan y porqué asimismo hay golfistas que lo dejan. La molestia de estos subnormales es que la manera de vestir de la golfista es poquísimo conservadora.

Spinarac ha denunciado que el acoso es incesante y que ha llegado al extremo de que la han amenazado de muerte, no obstante no se achica:

“¡Me ha tomado un buen tiempo, pero estoy orgullosa de mi cuerpo! ¡Estoy orgullosa de ser quien soy! ¡Estoy orgullosa de poder ser fuerte, inteligente y sexi! No permitan que absolutamente nadie les afirme que no son perfectas tal y como son”.

Si bien no es profesional de grandes ligas, asi es, no participa en los circuitos internacionales más esenciales, es famosísima por su belleza y por el elevado número de seguidores en las redes sociales. Pero asimismo es víctima del cyber acoso escolar.

Últimamente aceptó que el acoso incesante en las redes ha sido tal que la ha llevado a tener pensamientos suicidas y una depresión por la que “no desea vivir más”. Últimamente fue invitada a posar en la gaceta Sports Illustrated.

Asimismo fue invitada a anunciar a los jugadores en el Omega Dubai Desert Classic, siendo la primera mujer que conduzca el acontecimiento que durante más de 40 años estuvo al cargo de Ivor Robson.

Eso despertó la furia de la gente enloquecida que circula en las redes, diciendo que la medida no es el paso para la igualdad en el deporte. Haciéndonos exclamar al resto de los mortales: ¡¿pero qué… demonios le pasa a este planeta que procura privarnos las pocas cosas buenas que hay?! Eso solo puede ser obra del diablo.

Compartir

Comentarios