in , ,

Aparece un aterrador pez con cara de humano que tiene a todo internet asustado

Se afirma que únicamente conocemos una pequeña parte de todas y cada una de las criaturas que habitan en los lagos, mares y océanos del planeta, y uno de estos animales acuáticos jamás ya antes visto está perturbando a todos con su extraña apariencia.

Una turista en China estaba de camino en el lago de la Villa Miao, en la urbe de Kunming, y de súbito vio algo muy similar al semblante de un humano moverse bajo el agua. Sacó su celular y grabó en vídeo a este extraño pez que parecía tener ojos, cejas, fosas nasales y boca muy similares a los de una persona.

Se piensa que este espantoso pez es una cruza de 2 géneros de carpas: la común y la carpa de cuero, y su apariencia es demasiado afín a la de un semblante humano. Cuando esta criatura se aproximó a la ribera sacó un tanto su ‘cara’ de la superficie, abrió la boca para comer algo y el semejante con una persona fue aún mayor.

Si bien la turista publicó el vídeo en Weibo, el Twitter de China, con el título “El pez se convirtió en un hada”, los usuarios de esa red social comentan que las hadas son seres frágiles, de semblantes bonitos, y que este extraño ejemplar no es nada agradable de ver y que provoca una incómoda sensación de sorpresa y repulsión.

En Corea del S. asimismo se han visto otros 2 peces que tienen caras similares a personas como este, pero como los dos son hembras es muy incierto que se vayan multiplicado.

Si Yogi es un can con cara de persona que es extraño pero tierno, este pez que parece una versión acuática de Lord Voldemort está ocasionando pánico en las redes. Acá les dejamos el vídeo que lo muestra brotando de las profundidades del lago y asomando su ‘rostro’.

El animal no es otra cosa más que una carpa espectro, es decir, una pluralidad familiar de la carpa común, obra de un criador británico en los años ochenta que cruzó una carpa espéculo con una carpa Koi. Su cuerpo es obscuro con matices dorados durante toda la aleta dorsal y en la cabeza. Esas máculas doradas forman complejos patrones en su cabeza, y eso es justo lo que vemos en este vídeo.

Todo se trata de una ilusión óptica que nos hace advertir una cara donde no la hay, un fenómeno psicológico conocido como pareidolia, donde un estímulo vago y aleatoreo es percibido equivocadamente como una forma identificable.