Fotografías muestran cómo quedó la zona donde cayó la ‘Madre de Todas las Bombas’

Curiosidades

Así se ve la zona afectada por la Madre de todas las bombas. E.U. lanzó hace unas semanas la GBU-43/B, mejor conocida como la Madre de Todas las Bombas (MOAB, por sus iniciales en ingles), la mayor bomba no nuclear que equivale a once toneladas de TNT. No obstante, tras la caída de la bomba, el gobierno americano se ha mostrado muy reservado por los detalles destructores alcanzados por dicha arma.

Así se ve la zona afectada por la Madre de todas las bombas

Sin embargo, últimamente se han publicado ciertas fotografías que muestran la zona perjudicada por la GBU-43/B, en la provincia afgana de Nangarhar.

Si bien el ataque iba dirigido a los túneles furtivos y las grutas de concentración de componentes del Estado Islámico, las imágenes de las zonas perjudicadas muestran un nivel destructor inferior, si se equipara con la bomba atómica que puso fin a la Segunda Guerra Mundial.

Así se ve la zona afectada por la Madre de todas las bombas

Las fotografías muestran ciertas construcciones que todavía se sostienen, zonas montañosas destruidas y árboles quemados; al paso que datos ofrecidos por los oficiales afganos lanzan un número de muertes de cerca de cien militares y civiles.

No obstante, esta información no ha sido confirmada por el ejército estadounidense, que todavía no ha revisado los túneles en busca de cuerpos, pues, conforme el Secretario de Defensa de E.U. James Mattis, esta tarea sería una pérdida de tiempo:

“Francamente cavar en los túneles para contar los cadáveres no es buen empleo del tiempo de nuestras tropas, cuando están persiguiendo a los contrincantes que todavía se hallan en pie”.

Por el momento no se ha ofrecido información veraz sobre los cuerpos o bien daños reales de la bomba, destinada a destruir la entrada de un túnel furtivo utilizado por las fuerzas del Estado Islámico en la provincia de Nangarhar. En tal zona se desarrolla una batalla entre fuerzas americanas y los rebeldes.

Este enfrentamiento sostiene distanciados a estudiosos independientes o bien medios para examinar con seguridad los daños que ha la bomba tras su explosión.

Las imágenes mostradas son hasta el momento la única prueba que muestra el daño alcanzado por la bomba, que forma una parte del plan de ataque del gobierno estadounidense contra las fuerzas del ISIS.

Los militares americanos estiman que existen cerca de seiscientos a ochocientos combatientes del Estado Islámico en Afganistán, la mayor parte en Nangarhan, sitio donde cayó la Madre de Todas las Bombas.

Compartir

Comentarios