in , ,

Ballenas beluga sonríen al ser liberadas tras 10 años de cautiverio en un acuario de China

Aunque los animales deben estar libres en la naturaleza, en ciertas ocasiones el cautiverio les asegura una vida fuera de riesgos y, en otras, la preservación de la especie. Desgraciadamente este último caso jamás es tan perfecto, puesto que la mayor parte de los animales que pertenecen a zoológicos o bien santuarios no reciben el cuidado que merecen y los animales pueden padecer mucho bajo estas condiciones. De ahí que imágenes como la próxima nos dan un tanto de alegría.

Resulta que grabaron el instante preciso en el que una de 2 ballenas beluga sonríe mientras que son transportadas desde un acuario chino a un nuevo cobijo en aguas abiertas.

Little Grey y Little White han estado en el parque acuático Ocean World Shanghai a lo largo de prácticamente una década, y donde se vieron obligadas a efectuar trucos y espectáculos al público a cambio de comida. Su vida no ha sido nada fácil, en tanto que ya antes de ser el bufón de los humanos, estos animales vivían en un centro ruso de investigación.

Tras vivir años lejos del mar fueron salvadas por la organización beneficiosa Sea Life Trust, cuya sede se encuentra en R. Unido. Esta organización se dedica, en una gran parte, a salvar y resituar a especies en riesgo, con lo que Little Grey y Little White fueron mandadas a un nuevo hogar en Islandia, donde van a poder nadar en mar abierto por primera vez en años.

No solamente las ballenas están contentas de ser liberadas, asimismo las personas en Sea Life Trust están orgullosos de esta proeza. Al respecto, el directivo de la organización, Andy Bool, dijo: “Estamos completamente encantados de poder compartir la nueva de que Little Grey y Little White están a salvo en sus piscinas de cuidados del santuario marino y están a solo un paso de ser liberadas en su hogar de aguas abiertas. Tras una extensa planificación y ensayos, la primera etapa de su regreso sale como esperábamos y planeamos”.

Como podemos probar en las imágenes, para sacar a las belugas debieron utilizar arneses y eslingas singularmente diseñadas que resguardaran sus cuerpos y no les ocasionaran ningún daño. Después fueron transportadas en un camión que las llevó hasta un aeroplano Boeing 474-400ERF y por último fueron remolcadas al puerto.

Todo salió maravillosamente y, como pudimos ver en la primera imagen, las belugas estaban más que contentas en su nueva aventura que les asegurará una mejor calidad de vida. Sea Life Trust esperará a que las ballenas se adapten a su nuevo ambiente natural ya antes de liberarlas en mar abierto. Esperamos que esta nueva vida sea increíble para ellas.