Delfín se atora en una red y nada hasta la costa para pedir ayuda a los humanos; ellos responden

Animales

Bañistas ayudan a un delfín en las costas de Cádiz, España. Cuando vas a la playa puedes aguardar muchas cosas, salvo salvar una vida; esto fue lo que le ocurrió a Inés Olivia Pérez y a sus amigos cuando fueron a tomar el sol a la playa de El Buzo, de Cádiz España. En la mitad de lo que parecía un día de diversión, Olivia y otros bañistas vieron a una joven delfín encallada en la costa, otras personas se dieron cuenta de su existencia y un pequeño tumulto se formó alrededor.

Bañistas ayudan a un delfín en las costas de Cádiz, España

Bañistas ayudan a un delfín en las costas de Cádiz, España

Olivia describe lo ocurrido para El País:

Yo estaba en la toalla con mi madre tomando el sol y de súbito vi saltar algo en el agua. Cuando lo vi otra vez, grité: ¡mamá, un delfín! Debo confesar que al comienzo creí que se trataba de otro caso en el que la gente lo sacaba para hacerse fotografías con él y fui para el lugar disgustada. Después me calmó ver que solo se trataba de buenas personas que procuraban ayudarlo, con lo que me puse a grabar la buena tarea que hacían.

Ella habla de que los bañistas alrededor del animal, no estaban tomándose fotografías, como en otras ocasiones se ha visto, sino realmente estaban preocupados, pues según parece la delfín se había atascado con un hilo de pesca que le impedía moverse con rapidez.

Fue esta la razón por la que el animal llegó hasta la costa, para buscar ayuda.

“Parece que vino para solicitar auxilio”, escribió Pérez así como el próximo vídeo.

Lo mejor es que el delfín halló a las personas convenientes para socorrerla. Ciertos visitantes de la playa trabajaron en conjunto para liberar al animal del hilo de pescar. Tras haberlo conseguido, lo acompañaron de regreso al mar.

Las personas que vivieron el instante estaban contentísimas de poder haber servido de algo, pero asimismo hubo otros que se alegraron. Conforme comenta Olivia Pérez, en la distancia en el mar, se podía ver a otros 2 delfines más grandes esperando al regreso de su amiga.

Cuando volvió al agua, otros 2 delfines más grandes no paraban de dar vueltas alrededor, parecía tal y como si estuvieran dando las gracias. Fue muy emotivo, todavía se me ponen los vellos de punta cuando lo pienso.

Compartir

Comentarios