in ,

Bill Gates le dice adiós definitivamente a Microsoft para dedicarse de lleno a obras benéficas

Desde hace cierto tiempo que Bill Gates se había retirado de su tarea como el rostro primordial de Microsoft, asumiendo solo el rol de consultor en los temas tecnológicos, y se ha enfocado más en la fundación que dirige al lado de su esposa Melinda.

Ahora decidió distanciarse totalmente de su empresa y dedicarse al 100 por ciento a tareas humanitarias.

He decidido abandonar a las 2 juntas públicas en las que presto servicios, Microsoft y Berkshire Hathaway, para dedicar más tiempo a mis prioridades filantrópicas, incluyendo la salud y el desarrollo global, la educación y mi creciente compromiso para abordar el cambio climático.

El liderazgo en las compañías de Berkshire y Microsoft jamás ha sido más fuerte, con lo que es el instante conveniente para dar este paso.

—Bill Gates

Desde hace 45 años, Bill al lado de Paul Allen creó la que se transformaría en una de las compañías más poderosas y que lo hizo el hombre más rico del planeta a lo largo de bastante tiempo.

En el año 2.000 le dejó la dirección general a Steve Ballmer, y en nuestros días Satya Nadella es quien dirige al gigante tecnológico, si bien como es natural que Gates sostiene un ojo puesto sobre Microsoft.

Respecto a Microsoft, abandonar a la junta de ninguna forma significa separarse de la compañía. Microsoft siempre y en todo momento va a ser una parte esencial del trabajo de mi vida y seguiré comprometido con Satya y el liderazgo técnico para ayudar a dar forma a la visión y lograr los ambiciosos objetivos de la compañía.

Me siento más optimista que nunca sobre el progreso que hace la compañía y como puede seguir favoreciendo al planeta.

—Bill Gates

Ahora, a esperar los cambios que puedan venir en Microsoft mientras que Gates dedica parte de su tiempo y su copiosa fortuna a intentar tranformar el planeta.

Espero con ansias esta próxima fase de mi vida como una ocasión para sostener las amistades y asociaciones que más han significado para mí, aparte de estar impresionantemente orgulloso de priorizar ciertamente mi compromiso de abordar ciertos retos más difíciles para las comunidades del planeta.

—Bill Gates