in , ,

Café en París usa enormes osos de peluche para mantener a los clientes distanciados

Regresar a las calles seguramente se ha estado transformando en un reto, puesto que los negocios y comercios deben localizar la forma de sostener una sana distancia entre su clientela.

Así sea instalando paneles entre las mesas de los comensales o bien utilizando meseros robotizados, la idea es eludir la aglomeración y el tumulto con lo que en la ciudad de París están empleando a unos asistentes gigantes y esponjosos: una horda de admirables muñecos conocidos como “los duendes oseznos de peluche”.

Por el hecho de que en Francia la elegancia es lo primero, y después la utilidad, en los cafés de la ciudad de París ponen a estos peluches enormes de osos en las sillas de las mesas tal y como si fuesen otro comensal más. Es de este modo como consiguen que las personas se sostengan por lo menos a un metro de distancia, que es la medida sanitaria en las tierras del vino y el queso.

Es de este modo como se impone una buena medida de sanidad, y al tiempo se crea una imagen de postal. Estos “duendes ositos” son una atracción en la ciudad de París, y acostumbran a aparecer de repente en los lugares menos inesperados.

Como esta entretenida idea se hizo virales en las redes sociales, ahora más cafés, librerías y otros establecimientos están imitándola. Con lo que a lo largo de cierto tiempo las personas tendrán que aprender a convivir con estos peluches acompañantes.

Claro que no solo en la ciudad de París saben de qué manera sostener una sana distancia con mucho estilo. En otros lugares ya están utilizando gorros con cilindros de hule-espuma o bien mesas choconas adaptadas, pero indudablemente la idea de los osos es la más admirable.