Pasajero calla a predicador de la mejor manera: con una canción de Willy Wonka

Humor

Calla a predicador homofóbico con una canción de Willy Wonka. Este es el instante increíble en que un hombre de la ciudad de Nueva York combate contra un reverendo homofóbico, mas no a los golpes ni a palabras fuertes, lo más curioso y cómico es que lo hizo cantando un tradicional de Willy Wonka, al tiempo que los dos viajaban en un tren lleno.

Calla a predicador homofóbico con una canción de Willy Wonka

Calla a predicador homofóbico con una canción de Willy Wonka

Un reverendo homofóbico fue interrumpido por un tipo en el metro de la ciudad de Nueva York, tras predicar infatigablemente a los pasajeros que no deseaban oírlo.

El pasajero no identificado canta el éxito “Tengo un billete de oro” de la película de mil novecientos setenta y uno Willy Wonka y la fabrica de chocolates.

Calla a predicador homofóbico con una canción de Willy Wonka

Su actuación teatral, aun una vez que se olvida de ciertas palabras, se completa con movimientos de escenografía improvisada, además de mostrarse entusiasta así como el resto de pasajeros que sueltan una que otra risa,

Sin miedo, el vocalista principiante sigue cantando sobre el reverendo y sus pasajes bíblicos homofóbicos sobre la “ciudad malvada” de Sodoma y Gomorra.

Calla a predicador homofóbico con una canción de Willy Wonka

La policía de NY subió al tren y lo escoltó lejos, poco después de que el vídeo dejara de grabarse, conforme la persona que lo subió online. El vídeo ya se ha visto más de 1 millón cuatrocientos mil veces on line y ha probado ser espectacularmente popular entre aquéllos que lo han visto.

“Este hombre es increíble”, afirmó un comentarista. Y es cierto, puesto que este género de acciones son para gozar y aplaudir. De ahí que, ve el próximo vídeo.

Está bien que las personas pensemos diferente, mas es bueno sostenerse mudo cuando absolutamente nadie ha pedido tu opinión, especialmente cuando vas en un tren y lo que mas deseas es llegar a tu destino sin estar escuchando a entusiastas religiosos.

Compartir

Comentarios