in ,

Compró 17,700 sanitizantes para revenderlos lo investigan por acaparar productos de necesidad

Frente a una crisis ciertos tratan de aplicar sus mejores ideas para sacar partido de la situación, y con la pandemia del coronavirus en una buena parte del planeta no podía ser diferente.

Matt y Noah Colvin vieron lo que sucedía con el virus, con lo que decidieron ir a todos y cada uno de los supermercados de Chattanooga, en U.S.A. y ocupar su camioneta con productos de limpieza y sanitizantes, pensando que harían el mejor negocio de sus vidas.

Como vieron que los botes de sanitizante para las manos, que de forma regular cuestan un dólar, estaban aumentado su costo, gastaron entre  10,000 y 15,000 dólares en este producto, aparte de toallas desinfectantes, entre otros muchos. Dejaron vacías las tiendas de la localidad.

Además de esto visitaron urbes e inclusive estados vecinos, donde asimismo adquirieron una gran cantidad de artículos de este género, y evidentemente, hicieron pedidos mediante distintas páginas.

Después de acomodar todo, empezaron con la venta mediante Amazon e inmediatamente vendieron 300 botes de sanitizante para las manos, en un costo entre los 8 y los 70 dólares americanos, lo que los conmovió y les hizo pensar en que sus ganancias serían enormes.

No obstante, al percatarse de que estos productos estaban alcanzando costos increíbles, cosa que ciertos, como este par de hermanos aprovechaban, en Amazon decidieron prohibir su venta y además de esto les anularon su cuenta a Matt y a Noah.

Asimismo eBay siguió esta medida, con lo que de súbito el refulgente el negocio los dejó con cerca de 17,000 productos sanitizantes en la cochera de su casa, sin saber qué hacer con todo eso.

Ha sido un enorme golpe. De estar en una situación donde lo que tengo para vender acá y allá podría poner a mi familia en un sitio verdaderamente bueno financieramente, pasé a “¿Qué demonios haré con todo esto?”

—Matt Colvin

La cosa se puso peor para este par, puesto que las autoridades los están investigando por hacer todas y cada una esas compras e intentar vender a costos exagerados, aprovechándose de la situación, con lo que aun podrían enfrentar acciones legales en contra suya.

Ante esto, seguramente comenzarán a donar sus artículos antes que la investigación avance. Lo que parecía un sueño financiero quizá los deje en ruina, si bien ellos, y sus familias no deberán preocuparse por el coronavirus.