‘Steve’, el fenómeno de los cielos en Canadá que parece haber salido de otro mundo

Curiosidades

Conoce a Steve, el fenómeno en los cielos de Canadá. Si estás en Canadá y volteas al cielo en una noche clara, es posible que veas un halo de luz entre las estrellas que va de este a oeste desde la bahía Hudson hasta los fiordos de la Columbia Británica. No obstante, este halo de luz no es una aurora boreal, la cola de un cometa o bien un arco de protones, lo que se atisba en los cielos de Canadá es sencillamente Steve.

Si no sabes qué es Steve, deja de preocuparte, puesto que según parece ninguno de los científicos que examinan este especial fenómeno saben qué es, con lo que mientras descubren un término más científico para llamar a esta estela de luz, han decidido bautizarlo con este nombre.

Conoce a Steve, el fenómeno en los cielos de Canadá

Conoce a Steve, el fenómeno en los cielos de Canadá

Este espectáculo que tiene sorprendidos a científicos de diferentes países, empezó con un conjunto de personas amantes de las auroras boreales, quienes decidieron abrir un conjunto de Fb llamado Alberta Aurora Chasers (Cazadores de Auroras en Alberta), para compartir experiencias, información y fotografías sobre los fenómenos celestes de dicha localidad de Canadá.

Hace unos años, ciertas personas del conjunto empezaron a apreciar una franja de luz que aparecía un tanto más para el sur, que las luces del norte, un fenómeno absolutamente diferente a las auroras boreales.

Para el ojo humano, Steve se ve como un brillo etéreo blanco, muy enclenque a comparación con las luces del norte, no obstante, siendo visto por los lentes de la cámara, este cambia de apariencia, con lo que los fans de las auroras boreales comenzaron a ayudarse de sus cámaras y del cuarto de edición para enseñar los auténticos colores de Steve: rosa, púrpura y verde.

Lo que se pensaba que era un arco de protones, es una franja de gas ionizado que se mueve por el aire, a 4 millas por segundo y con temperatura de 5,982°C, que equivale a la temperatura del núcleo de la tierra. Mide en torno a veinticinco quilómetros de ancho y miles y miles de quilómetros de largo y atraviesa el cielo del oeste canadiense.

Tras definirse la idea de que Steve era un objeto autoiluminable y no una estela de luz o bien algún otro fenómeno, Chris Ratzlaff, fotógrafo y administrador del conjunto de Fb, pensó que habían retratado un arco de protones, un acontecimiento muy, muy raro, pero inapreciable al ojo humano.

El año pasado Ratzlaff y otros miembros del conjunto de Fb coincidieron con el el doctor Donovan, maestro en ciencia de la Universidad de Calgary, en una plática sobre las auroras boreales dada por la científica de la NASA, Elizabeth MacDonald, especialista en este tópico.

Tras la conversación, los estudiosos principantes se reunieron con el doctor Donovan, a quién le afirmaron que estaban seguros que habían captado un arco de protones y frente a la falta de confianza del científico, le enseñaron las fotografías que habían capturado hasta el instante.

Les afirmé ‘¿por qué razón no me enseñan?’, entonces sacaron fotografías de esta cosa, y entonces les dije: ‘no sé qué sea eso, pero no es un arco de protones.

Como el doctor Donovan todavía no sabía qué era lo que veía y no deseaba llamar al fenómeno con un nombre equivocado, se le ocurrió nombrarlo Steve, en honor a una escena de la película de animación Over the Hedge, en donde unos animales del bosque no saben de qué forma nombrar un objeto impresionante al que se encaran y deciden ponerle el nombre de Steve.

Ahora que el fenómeno ya tenía un nombre, el doctor Donovan podría comenzar a investigar a Steve y lo hizo con la ayuda de Swarm, una constelación de satélites de la Agencia Espacial Europea que está a cuatrocientos quilómetros de la superficie de la tierra.

Hasta el instante, Swarm ha logrado datos sobre la ubicación, velocidad y temperatura de Steve, que se han complementado con la documentación y fotografías que los cazadores de auroras han compendiado desde la tierra.

Todavía no se llega a conclusiones sobre el origen de Steve, qué es y porqué es tan candente, pero el doctor Donovan piensa publicar una investigación en los próximos meses para explicar precisamente lo que es Steve y tal vez darle otro nombre o bien cuando menos, un apellido a este fenómeno divino.

Compartir

Comentarios