La Cruela de Vil de la vida real; tenía 84 gran danés en una mansión; ya está tras las rejas

Animales

Cruela de Vil existe, tenía 84 gran danés; la arrestaron. El maligno personaje de 101 Dálmatas existe: una versión moderna de Cruela de Vil, fue detenida en U.S.A.. Christina “Tina” Fay fue detenida después de que la policía salvó ochenta y cuatro perros gran danés en una mansión, donde los tenía en condiciones degradantes.

Cruela de Vil existe, tenía 84 gran danés; la arrestaron

Cruela de Vil existe, tenía 84 gran danés; la arrestaron

Fay tenía a los canes en una mansión de ciento cuarenta y cinco millones de dólares americanos, que había transformado en factoría de cachorros. Estaba cubierta de heces fecales y tapizada de pollo crudo podrido. Fue acusada de negligencia después de que la policía entrara en la casa.

Jamás he visto condiciones tan horribles en más de veintiuno años que tengo de trabajar en la policía.

Afirmó el jefe de la policía, Dean Rondeau.

La propiedad, conforme valuadores, tiene un valor de dieciocho millones de dólares americanos, y fue adquirida en dos mil quince por quince millones. Muchos de los animales andaban libres por toda la casa de 8 habitaciones, 9 baños y catorce mil pies cuadrados.

La policía dio a conocer que la mayor parte de los perros vivían entre sus heces y orina, y que los ojos de ciertos estaban tan hinchados que apenas podían ver. Otros perros estaban en jaulas.

Era terrible, pero jamás he visto una casa en condiciones como esas.

Afirmó Lindsay Hamrick, directiva de la Sociedad Humana de los E.U..

Conforme reportes, Fay vendía los cachorros por 2 mil quinientos dólares americanos cada uno de ellos, con el nombre de perrera De La Sang Monde.

Su sitio muestra fotografías de perros en campos abiertos o bien en lugares limpios en interiores. La policía afirmó que había acudido a la casa de Fay por protestas de estruendo de perros y comenzó la investigación el ocho de mayo.

Los perros que tenían edades desde unas poquitas semanas hasta adultos, fueron requisados y recibieron tratamiento veterinario. Muchos tenían infecciones o bien irritaciones en los ojos. Ciertos perros medían más de 5 pies de alto y pesaban más de doscientos libras.

Ahora, la Cruela de Vil de pelo cano, encara la posibilidad de quedarse en la ruina y de pasar cierto tiempo tras las rejas con cargos de poner bajo riesgo a menores, pues tenía trabajando a menores en su “perrera”.

El jefe de policía, un veterano de guerra, apuntó que el fragancia de la orina era tan fuerte que los ojos le lloraban, y que ni con máscaras se podía eludir. Todo era igual en los 3 pisos de la casa. La Sociedad Humana grabó un vídeo del lugar:

Compartir

Comentarios