Usó la foto de un modelo y demostró que las mujeres solo se ofenden cuando las molesta un feo

Amor

Demostró que las mujeres no se ofenden si las pretende un hombre atractivo. A todos nos agradan los ensayos sociales, puesto que muestran la realidad del planeta. Un fisicoculturista decidió realizar uno con el que pretendía probar que la vida es más fácil para los hombres atractivos.

Su experimento empezó creando un perfil falso usando fotografías de un renombrado modelo. Debemos admitir que el tipo que escogió es apuesto, atlético y atrayente, con lo que ya nos imaginamos para dónde va esto.

Demostró que las mujeres no se ofenden si las pretende un hombre atractivo

Demostró que las mujeres no se ofenden si las pretende un hombre atractivo

La fotografía primordial muestra al gallardo arreglado, una biografía muy simple y sin olvidar comentar que medía 1.90 metros. Algo básico, pero que indudablemente atraería la atención de ciertas chicas.

Después escogió enseñar fotografías donde luciese desentendido -sin perder el look– algo atractivo. Ya con el perfil falso hecho, este hombre empezó a hacer match con chicas al azar. Sin esmerarse, todas y cada una de las chicas empezaron a responderle.

“Cabe resaltar que no se como conquistar a una chica. Ni tan siquiera lo estaba procurando, solo mandé mensajes contestando estupideces que se me ocurrían, pero eso no importaba.

Todas y cada una empezaron a contestar, y en menos de 2 horas ya tenía a 10 chicas que estaban agobiadas por conocer a este hombre”.

Y es cierto, las conversaciones nos prueban que no importaba lo que les afirmara, estaban prestas a todo con él, cosa que hubiese sido un tanto diferente si el sujeto en cuestión no hubiese sido un supermodelo.

No importa la falta de respeto, estas chicas están interesadísimas en él.

¡De verdad! ¿Qué tan lejos debe ir a fin de que una de estas chicas le pinte una raya.

¿De qué manera lo hace?

Tengo el pálpito de que si mandara un mensaje de esta manera en Tinder pasarían 2 cosas: me mandarían por un cilindro y subirían la platica a alguna página donde evidenciaran a gente extraña.

Para ser sinceros, no todas y cada una de las chicas estuvieron interesadas en tener sexo eventual con este muchacho – pero aun estaban prestas a salir con él.

 


No importa lo que este tipo afirmara, las mujeres jamás se ofendieron. Y con lo que podemos ver, ninguna de ellas lo bloqueó o bien le demandó, aun le dieron sus números. No puedo más que preguntarme ¿qué sucedería si un hombre sensiblemente menos atrayente les hubiese mandado los mismos mensajes?

“Les afirmé de todo y todavía de esta forma me dieron sus número. Las chicas con frecuencia comenzaban las pláticas y respondían de forma inmediata tan pronto y les mandaba un mensaje. Debo aceptar que ciertas si me rechazaron, sobre todo cuando comenzaba la charla con un ‘vamos a cog*&

Ciertas personas respondieron a este experimento social concluyendo con lo obvio: a las personas les llama la atención la gente atrayente. Otros afirmaron que Tinder no necesariamente es una representación de todas y cada una de las personas, con lo que obviamente ciertas podrían estar ahí para especificar encuentros casuales.

No obstante hay otros tantos que consideran que esto es un acto de doble ética, donde la lógica femenina se contraría un tanto al dejar que chicos atractivos lleguen más allá que los menos afortunados.

Compartir

Comentarios