Descubre infidelidad de su novia en VIVO: le dedicó una canción y ella creyó que era el otro

Amor

Descubrió su infidelidad cuando le dedicaba una canción en la radio. Una historia de infidelidad se vivió en el programa ‘La Raza’, de la estación novecientos setenta y nueve en la ciudad de Los Ángeles, California. Todo empezó de la próxima manera: el vocalista Virlan García, fue invitado al programa, donde los conductores promocionaron una serenata por él para quien quisiese tener un gesto cariñoso con su pareja.

Descubrió su infidelidad cuando le dedicaba una canción en la radio

Descubrió su infidelidad cuando le dedicaba una canción en la radio

Fue entonces cuando se recibió la llamada de un muchacho llamado José, que solicitó al músico una canción para su novia Martha. Los conductores le llamaron y cuando respondió Virlan García empezó a cantar su fácil ‘Sientes lo que siento’.

Además de esto, el conductor había pedido a José que no afirmara nada a lo largo de la canción para asombrar a su novia.

Al finalizar de cantar, el conductor le preguntó a Martha si le había agradado el gesto, y que afirmara el nombre de quien pensaba que le había dedicado esta canción, a lo que respondió, sin reparo, ‘Arturo’, y siguió:

“La verdad la única persona que se me viene a la mente es Arturo, es super romántico y jamás me había dado serenata, y la verdad no me lo esperaba’.

Todos quedaron sorprendidos frente a la contestación de la novia infiel, y en seguida el conductor preguntó si tenían a Arturo en la línea, y para sorpresa de Martha, la voz era de su ‘novio’ José, quien obviamente molesto respondió:

“Yo no soy Arturo, ¿quién chin*** es Arturo? ¿De qué hablas, quién es ese imbécil?”.

Martha le procuró explicar a José que el chico que comentó, Arturo, solo es ‘un amigo del trabajo’, pero ya no había vuelta atrás, todos escuchamos su fallo, con lo que la mujer solo se resignó a contestar:

“Yo no te pedí nada José, ya me marcho, adiós”.

Sí, señores, la muy sinvergüenza colgó el teléfono, y los conductores y el vocalista no hallaban palabras de aliento, pero que decirle que se olvidase de ella y buscase a otra mujer. Qué desdicha la de José…

Compartir


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…


Comentarios