Confirmado: el vino tinto es la única bebida alcohólica que te ayuda a tener mejor sexo

Amor

El vino tinto es la única bebida alcohólica que hace mejor al sexo. Alcohol y sexo: una combinación extraña. Todos lo sabemos, entre más se toma más tienes ganas de ponerte travieso. Como sea, cuando lo logras, por último te percatas de que el sexo no es tan bueno y las cosas se ponen muy incómodas en la mañana, puesto que absolutamente nadie dio lo mejor de sí.

El vino tinto es la única bebida alcohólica que hace mejor al sexo

El vino tinto es la única bebida alcohólica que hace mejor al sexo

Pero hay una bebida que es la salvedad a la regla, que puede hacer que los dos, hombres y mujeres, gocen mejor del sexo: el vino. Sabíamos de sus cualidades antioxidantes y sus múltiples beneficios a la salud, mas las virtudes de un buen vino van más allá.

Siempre y en todo momento bajo la premisa de un “consumo moderado”, el vino resulta ser un genial aliado en la actividad sexual por una fácil razón: está probado que es un genial vasodilatador, lo que quiere decir que mejora la llegada de sangre a todas y cada una de las zonas del cuerpo, así claramente favorece la erección. Por su lado, en las mujeres se genera más estrógeno, por tanto más deseo sexual, como mayor sensibilidad en la zona erógena.

Pero como todo en esta vida, los excesos no son buenos, puesto que hay una delgada línea entre que tu relación sea un éxito o bien fracase. Los médicos aconsejan tres copas de vino  al día para los hombres, y de 2 a una para las mujeres, así que  procuren no pasarse tanto puesto que no se conseguirá la meta, siendo que los niveles de alcohol en esta bebida son altos.

¿Blancos, rosados o tintos? En el momento de elegir un vino, centrándonos en sus virtudes para la sexualidad, los doctores aconsejan que, indudablemente, el vino tinto es el indicado al tener beneficios cardiovasculares, puesto que ofrece una mayor protección a los genitales. Si bien no deben descartar el resto puesto que, socialmente, se emplean de diferentes maneras; el blanco puede ser un preámbulo para el coqueteo en el momento de cocinar, al paso que el rosado es más utilizado en los encuentros amistosos, por su carácter dulce y afrutado.

El poder sexual del vino comienza desde exactamente el mismo instante en que se descorcha la botella. Y es que una cata está rodeada de adjetivos que pueden aplicarse a los amantes, y es un acto semejante a hacer el amor. En ella, como en el sexo, intervienen todos y cada uno de los sentidos. Desde la vista al tacto, el vino refleja los tonos de la pasión, pues coger una copa de vino es como mantener al amante por la cintura.

Con lo que ya lo saben, caballeros, si se quiere ver romántico, interesante y pasional, aparte de estar saludable, comparta con su pareja dos copas de vino tinto, y disfrute de su noche.

Compartir


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…


Comentarios