Olvidó su piña en un museo y todo el mundo cree que es una gran obra de arte moderno

Curiosidades

En escocia hacen pasar a una piña como una obra de arte. No, no es la réplica a tamaño real de la casa de Bob Esponja ni está hecha de oro; tampoco es una expresión de como las sociedades consumistas piensan sobre la naturaleza, en un caso así es solo una piña normal que un hombre puso en una exhibición y fue confundida con una obra de arte.

En escocia hacen pasar a una piña como una obra de arte

En escocia hacen pasar a una piña como una obra de arte

Hay que aceptarlo, en los tiempos en los que vivimos es muy complicado distinguir qué es arte y que no. Mientras que un montón de basura puede formar parte de la obra más transgresora, una reproducción de la Monalisa no es más que un garabato hecho por un principiante.

En un caso así, esta piña se transformó no solo en una obra de arte, sino se le puso un cristal alrededor para eludir que las personas la tocaran o bien dañaran.

Pero, ¿quién fue el culpable de esta broma? Fue el estudiante Ruairi Gray, quien deseaba ver si los espectadores de Look Again de la Universidad Robert Gordon (Escocia) podían opinar que esta fruta era una obra más de la exposición.

Cuál fue su sorpresa cuando retornó días después, la piña no solo seguía en el sitio donde la dejó, sino la habían protegido con una caja de vidrio:

“Es la cosa más graciosa que ha pasado en todo el año. Mi director de tesis la vio y le preguntó a un maestro de arte si era real, por el hecho de que no podía creerlo”.

La piña se quedó en exhibición, inclusive la página de Look Again le tuiteío a Lloyd Jack, amigo de Ruairi Gray, quien había subido la imagen de la piña a internet:

“Amamos tu aportación al Pester and Rossi’s Inflato Optical Image Intensifier”.

No obstante, los responsables de la exhibición están procurando localizar a quien le puso la caja de vidrio alrededor. Lo único que sabemos es que no fue Natalie Kerr, asistente cultural y responsable del montaje de la instalación, pues es alérgica a dicha fruta.

“Estábamos moviendo la exhibición, y retorné tras diez minutos y ya estaba esta cobertura de cristal. Es un misterio, el vidrio es muy pesado y se precisarían 2 o bien 3 personas para moverlo, no tengo idea de quién lo hizo, pero en tanto que está ahí, hemos decidido dejarla pues sostiene el espíritu lúdico de la comisión”.

Mientras que en esta exposición en el R. Unido una piña pasa por la parte de la instalación, en el Museo de Arte Moderno de la ciudad de San Francisco, Kevin Nguyen, de dieciseis años y TJ Khayatan, de diecisiete, desearon desafiar los límites del arte y pusieron dos lentes a la mitad de una exposición, y los resultados asimismo fueron sorprendentes.

Es realmente difícil distinguir el arte de veras con una pila de basura, especialmente cuando los deshechos han sido objeto de arte muy frecuentemente, como las cápsulas de Garbage of New York, escultoras hechas por Justin Gignac, en donde introduce en cajas de cristal basura propia de la Gran Manzana.

Otro caso interesante es lo que pasó en el museo italiano Bozen-Bolzano, donde el equipo de limpieza tiró a la basura una instalación con el nombre Where Shall We Go Dancind Tonight? Una crítica al consumismo de la década de los ochentas, pero los del aseo creyeron que eran los restos de alguna celebración de la noche precedente y lo limpiaron.

Por fortuna, ese día no sacaron las bolsas de la basura y pudieron salvar y restaurar dicha instalación.

Es bastante cómico lo que ha hecho el arte moderno con los espectadores, quienes ahora no saben si una piña es tan solo una fruta, o bien una crítica social a las sociedades consumistas y artificiales.

La próxima vez que vayan a un museo, tengan cuidado con las obras, no vayan a confundir el wáter con una obra de arte, o bien peor todavía, a una obra de arte con un wáter. Y sobre todo, no te quedes las horas viéndola, o bien te puede pasar lo que en este video:

Compartir

Comentarios