Prefirió combatir al ISIS que quedarse en casa a escuchar los gritos de su mujer; ahora es un héroe

Curiosidades

Español combate a ISIS para evitar gritos de su mujer. Hay un sitio inhóspito y desapacible, lleno de horrible miseria y un dolor inaguantable al que únicamente los hombres más fuertes y bravos pueden sobrevivir. Ese sitio lleva por nombre matrimonio y un hombre de España prefirió irse a otro lado más seguro y tranquilo: la guerra contra ISIS.

Español combate a ISIS para evitar gritos de su mujer

Español combate a ISIS para evitar gritos de su mujer

Hilario Pina se dedicaba a ser fontanero en España y en el dos mil ocho había contraído matrimonio. Al comienzo todo era miel sobre hojuelas, mas todo cambió cuando la esposa de Hilario empezó a tener inconvenientes auditivos. Conforme este de España de treinta y cinco años, día tras día su esposa perdía un tanto más de audición y para su desgracia su mujer comenzó a acrecentar el volumen de su voz.

La situación en casa de Hilario se hizo inaguantable debido a los fuertes gritos de su esposa. Asi que un día Hilario decidió que prefería estar en la mitad del estrépito de una guerra que aguantar los aullidos de su mujer. Aplicando una vieja y fiable estrategia, Hilario afirmó que iba a salir a adquirir pan Bimbo y nunca volvió.

Se enlistó como soldado kurdo y ha pasado los últimos meses luchando contra el Estado Islámico en Siria. Hilario jamás creyó acabar en esa situación y añade que:

No me agrada la guerra de veras, odio matar gente pero era la única salida que me quedaba.

Al paso que muchos hombres están en la guerra por motivos religiosos o bien políticos, únicamente Hilario está ahí por un motivo personal pero que todos y cada uno de los hombres pueden entender: separarse de los gritos de su mujer.

No creo en dios ni en Alá, la religión es una patraña. Tampoco tengo amigos musulmanes que me hayan animado, únicamente es que mi situación en casa era insostenible.

Hilario no piensa en regresar a su casa. Él afirma que a Siria se marcha únicamente con viaje de ida. La muerte no le asusta, pero los gritos de su mujer sí son de temer.

Si bien no tuvo ningún entrenamiento en armas y tiene contrariedades de idioma, este macho alfa ha progresado bastante en escaso tiempo y se ha transformado en jefe de un pelotón de francotiradores kurdos que, como , no tienen mucha experiencia en el campo de batalla pero ya han conseguido ciertas bajas en las filas de ISIS.

El estrépito de las balas y las explociones de las bombas son más sosegadas que los gritos de su mujer ¿Dónde nos podemos enlistar?

Compartir

Comentarios