Estafador nivel Dios: tomó una TV, caminó a la caja y pidió un reembolso… se lo dieron

Curiosidades

Estafador toma TV del mostrador y logra pedir un reembolso. Un hombre “astuto” se las ingenió para conseguir dinero de una forma muy especial. Resulta que el individuo solicitó la devolución en efectivo de una TV que ni tan siquiera había comprado; y lo sorprendente fue que ni tan siquiera precisó de un tiquet de compra. Y es que sencillamente, cuando se le solicitó un recibo, valientemente caminó hasta donde el gerente de la tienda de Aldi, en Lincoln para hacer tiempo y convencer al cajero.

Estafador toma TV del mostrador y logra pedir un reembolso

Estafador toma TV del mostrador y logra pedir un reembolso

La policía busca a un hombre que consiguió estafar a una tienda con una televisión que recogió del mostrador, lo llevó a la caja y procedió a solicitar un reembolso.

En su página oficial de Fb, la policía de Lincolnshire ha publicado desde ese momento imágenes de las cámaras de la tienda en el instante del percance, con la esperanza de rastrearlo.

Estafador toma TV del mostrador y logra pedir un reembolso

Los oficiales afirmaron que el hombre fue a charlar con el gerente, le estrechó la mano y retornó al cajero, quien pensó que se había dado el permiso para efectuar el reembolso.

Tras ver la interacción, el cajero aceptó que era adecuado lo que el hombre estaba solicitando, con lo que no fue preciso solicitarle el tiquet de compra. Incluso que quizá por vergüenza, el vocero de Aldi se negó a comentar el percance.

Estafador toma TV del mostrador y logra pedir un reembolso

El hombre recibió trescientos cincuenta y dos dólares estadounidenses a cambio de nada y se fue campante del sitio.

No fue hasta después que el personal se percató de que había sido una estafa y también notificó a la policía de forma inmediata.

Estafador toma TV del mostrador y logra pedir un reembolso

Una mujer llamada Jennifer Jane, de Harrogate, North Yorkshire, afirmó que algo afín ocurrió en su tienda, Sainsbury’s:

“Una mujer se aproximó a servicios al cliente con una aspiradora pesada y le preguntó si podía dejarlo con ellos mientras que traía su auto a la entrada. -Como es lógico, no había ningún inconveniente. Lo recogió y se fue con un limpiador de más de ciento veinticinco dólares americanos que no había sido pagado”.

Por su lado, el estafador prosigue suelto y gozando de su dinero, al tiempo que la policía prosigue publicando las fotografías para dar con el paradero de este astuto pillo

Compartir

Comentarios