Solía ser el gordo de la clase; ahora es famoso por haber sido el doble de Wolverine

Curiosidades

Este chico perdió 20 kilos y ahora es el doble de Wolverine. Eddie Davenport es modelo y actor de treinta y cinco años, ha participado en muchas películas de acción siendo el doble de Hugh Jackman en películas de los X-Men o bien Real Steel. Su trabajo se lo debe a su condición física y a su tenacidad para entrenar su cuerpo y moldearlo en la manera de un auténtico superhéroe.

No obstante, no siempre y en todo momento fue de esta manera, puesto que el cuerpo que ahora le da trabajo y la ocasión de vivir sus sueños, antes le ocasionaba inconvenientes y padecía las mofas de sus compañeros por ser el muchacho gordito de la clase.

Davenport creció en Tarpon Springs. Es hijo de madre soltera, quien debía trabajar 3 turnos para poder poner el alimento encima de la mesa, en muchas ocasiones con lo más asequible que encontrase en el súper o bien en las calles, generalmente comida frita y chatarra.

Este chico perdió 20 kilos y ahora es el doble de Wolverine

Este chico perdió 20 kilos y ahora es el doble de Wolverine

A Eddie no le importaba en lo más mínimo su peso, aun estima que pasó feliz jugando beisbol y viendo películas. No obstante, cuando entró en preparatoria, su constitución física se transformó en un inconveniente, puesto que sus compañeros lo incordiaban y las chicas no deseaban salir con un gordito.

Ahora tiene treinta y cinco años, un trabajo que le agrada y un físico con el que se siente cómodo. El cambio se dio cuando entró a la universidad, cuando decidió hacer algo de provecho. Su hermana fue un eje en la transformación, puesto que un día hablando, le preguntó qué le agradaría hacer con su tiempo, a lo que Eddie contestó: “Ya no deseo ser gordo”.

Su hermana le prestó un libro llamado Body for life, y también inspirado llegó a la conclusión de que, si deseaba ver cambios radicales, debía tomar medidas radicales.

“Recuerdo que me conmoví por el hecho de que ahora tenía la prueba de que podía hacerlo”.

El libro tenía programas de ejercicio y dietas, así que él y su hermana pusieron manos a la obra y decidieron seguir el programa como su biblia para bajar de peso juntos. Davenport comenzó a trabajar en el cambio más grande de su vida, mas el trabajo no iba a ser simple. Tener que cambiar la pizza, el pollo frito y el alimento chatarra por comida saludable, fue el primer problema:

“Me debí educar a cocinar. Ciertos cortes de carne que me preparaba eran verdaderamente repulsivos. No sabía qué era lo que hacía. Al comienzo todo fue prueba y error”.

Tardó tiempo en habituar a su cuerpo al ejercicio y a el alimento saludable, mas los resultados fueron sorprendentes: en tan solo 4 meses pasó de 104 kg a pesares 80. Perdió en torno a veinte kilos de grasa, para después reemplazar las llantas con músculos de acero.

No obstante, apenas estaba a la mitad del camino: ahora su meta era trabajar en el cine. Se mudó a California pensando en ser actor de películas de acción, mas en los casting, tras enseñar su cuerpo, era descartado siempre y en toda circunstancia por exactamente la misma causa: era delgadísimo.

Tras uno de estos casting errados, retornó a casa y tomó un número de Men’s Health con Ryan Reynolds en la primera plana y creyó que deseaba tener ese cuerpo, abrio abrió la gaceta y halló su próxima rutina de ejercicio:

“Vi lo que Ryan comía y los ejercicios que hacía, con lo que procuré seguirlos. En ese número de la gaceta afirmaba que hacía ejercicio de abdominales primero, pues los hacía para pensar. Comencé a hacer eso  antes de hacer ejercicio”.

Daveport, tenía un propósito físico en meta, y se encargaría de hacer todo lo preciso para sumar músculos, sin importar un mínimo los cambios que tuviese que hacer: entrenó su cuerpo y cambió su nutrición para poder conseguirlo, aguardando la llamada de ciertos casting en donde se presentaba.

Un día ocurrió lo que tanto esperaba: un amigo que trabajaba en la industria cinematográfica lo citó al día después para una enorme ocasión. El llamado era a las 5:30 de la mañana, acababa su trabajo a las 3:30 de la mañana, del mismo día.

En el casting había cientos y cientos de personas, pero el organizador miró el cuerpo de Davenport y creyó que era muy semejante al actor protagonista, así que lo escogieron. La película era Real Steel, el actor protagonista era Hugh Jackman.

Desde ese instante marcó su entrada al planeta del cine, doblando a Hugh Jackman en otras películas. Además de esto, como su trabajo depende totalmente de su físico y de su salud anatómico, sostenerse en forma es una prioridad en su vida. Entrena seis días por semana, manteniéndose en intervalos intensos, combinando entrenamiento y actividad cardiovascular.

Si alguna vez te has preguntado qué come Wolverine para tener ese cuerpo, Davenport afirma que por norma general su nutrición se divide en seis a ocho comidas pequeñas al día, en donde cambia de pollo grill, quínoa y otros comestibles de veloz digestión.

“Siempre me ha encantado el yogur congelado, pero mi cuerpo está tan habituado a comer sanamente que ha generado una suerte de rechazo a cualquier cosa que está fuera de mi dieta. Las personas siempre y en toda circunstancia me preguntan por qué razón soy tan riguroso con mi comida y mi ejercicio. En esta industria, como me veo es la única forma que tengo para supervisar mi trabajo”.

Asi que ya saben, si desean ser Wolverine, su doble o bien únicamente un simple mortal con unos abdominales aceptables, lo que deben hacer es seguirse el ejemplo de Davenport: constancia, determinación, tener una meta fija en mente y no reposar hasta conseguirla.

Compartir

Comentarios