Estudiante construye su propia minicasa para librarse de todas las deudas al graduarse

Estudiante construye su propia mini casa y evita deudas. Muchos jóvenes padecen bastante por la deuda que produce el finalizar una carrera, la que puede transformarse en una cantidad enorme, y van a pasar años y años antes que estos ya no tan jóvenes graduados puedan concluir de pagarla.

Estudiante construye su propia mini casa y evita deudas

Estudiante construye su propia mini casa y evita deudas

No obstante, hay un estudiante de veinticinco años de edad, llamado Joel Weber, de la Universidad de Texas, que asegura que se graduará sin deuda; veremos cuál es su plan maestro.

La solución es su mini casa-remolque, cuyo bajo costo le dejará ahorrar una fortuna en abonar un departamento en la urbe. Claro, es un sitio pequeño, mas hoy en día sus necesidades no le demandan algo más grande, sino más bien un sitio donde refugiarse, dormir, bañarse y cocinar: ¡y acá lo tiene!

Además de esto, aunque es verdad que debió invertir asimismo para acomodar esta casa-remolque, sacando la cuenta de lo que pudo haber gastado pagando una renta a lo largo de cada año en la universidad, veríamos que la diferencia es abisal.

Quedan otros gastos pendientes, mas con relación a sus compañeros, ni tan siquiera va a gastar lo mismo en recibos por los servicios, lo que le va a poner en una situación de mayor ventaja respecto a ellos, al instante de egresar, en tanto que, aunque su deuda tal vez no sea de cero, sí va a ser mucho menor que la de ellos.

No hay que dejar a un lado que debe continuar pagando por comida, libros, materiales, y si le agrada la celebración, por cervezas, aparte de invitar a salir a las chicas.

La casa está asentada sobre un remolque y mide solo dieciocho metros cuadrados; cuenta con electricidad y agua, aparte de que, evidentemente, se puede desplazar a cualquier sitio.

En suma, se gastó cerca de veinte mil dólares estadounidenses en su construcción, usando materiales reciclables, ahorrando y recibiendo donativos de familiares y amigos. Así como un carpintero y un electricista, hicieron el diseño y edificaron esta casa.

El costo mensual de conservación es de setecientos sesenta y seis dólares americanos, con lo que, en un largo plazo, este estudiante se ahorrará un buen dinero y además de esto, esta casa cuenta con todos y cada uno de los servicios.

¡Es increíble ver de qué forma en un sitio tan pequeño se puede vivir de forma tan cómoda!

Una ingeniosa forma de ahorrar… ¿más estudiantes contestarán esta opción alternativa?

Compartir

Comentarios