Estudio de Harvard explica por qué se nos pone la ‘piel de gallina’ al escuchar cierta música

Curiosidades

Estudios muestran porqué se enchina la piel con música. Estudios efectuados por investigadores de la Universidad de Harvard han encontrado la relación entre oír música y sentir de qué forma se eriza la piel de las personas.

La música es en suma de los mejores placeres que podemos probar y se está estudiando a qué se deben las fantásticas sensaciones que una genial canción nos puede ocasionar.

Estudios muestran porqué se enchina la piel con música

Estudios muestran porqué se enchina la piel con música

El estudiante graduado de la Universidad de California del Sur, Matthew Sachs, dirigió una serie de ensayos en la Universidad de Harvard para entender por qué razón ciertas personas tienen reacciones fisiológicas cuando escuchan música.

Efectuó primero un test de personalidad on-line, de más de 200 personas que hicieron la prueba, Sachs eligió a 20 personas, 10 habían dicho que se les enchinaba la piel al percibir música y las otras 10 jamás habían tenido esa sensación.

Los cuerpos y cerebros de estas 20 personas voluntarias fueron monitoreados mientras que escuchaban una serie de canciones. Los estudiosos concluyeron que únicamente los que aceptaban ser amantes de la música tenían reacciones fisiológicas al escucharla.

Después, los voluntarios fueron evaluados con una técnica de imágenes de tensor de difusión que deja observar las conexiones entre las diferentes partes del cerebro. Evidentemente, los resultados mostraron diferencias entre los 2 conjuntos de personas. En tanto que ese escalofrío únicamente se da cuando sentimos una baja temperatura, no parecía lógico que se sintiese al oír música.

Los cerebros de las personas con escalofríos musicales tienen un mayor número de fibras que corren desde la corteza auditiva hasta la corteza insular precedente que está relacionada con el procesamiento de emociones y con la corteza prefrontal medial encargada de regular las emociones.

Sachs concluyó que:

Pensamos que la conectividad entre el córtex auditivo y otras zonas, deja que percibir música provoque profundas contestaciones sensibles en estas personas. Es bastante difícil saber si esto es aprendido con el tiempo o bien si estas personas naturalmente tienen mayores fibras.

Otro investigador, Robert Zatorre del Instituto Neurológico Montreal en la Universidad McGill, asimismo ha concluido con ensayos afines que las personas que tienen un enorme gusto por la música tienen contestaciones fisiológicas muy concretas, como esos agradables escalofríos.

Indudablemente Nietzsche tenía razón: sin música (y sus agradables escalofríos) la vida sería un fallo.

Compartir

Comentarios