Familia abandona su casa de 1 millón de dólares tras recibir esta macabra carta

Curiosidades

Familia abandona su casa después de recibir esta carta. El próximo caso podría, sencillamente, transformarse en una película de terror. Imaginen esto: una grande y bella casa de 1 millón de dólares americanos, un buen vecindario, y un hostigador anónimo que manda cartas continuamente. Me suena a éxito en taquillas. Más esto no es ficción…

Familia abandona su casa después de recibir esta carta

Familia abandona su casa después de recibir esta carta

Cuando la casa fue vendida a la pareja formada por Derek y Maria Broaddus, fue una de las transacciones más caras del mes, costándoles ciento treinta y cinco millones de dólares americanos.

Un año después, la casa de 6 habitaciones y 3.5 baños, está sola, sin muebles, y con una casa de juegos descuidada en el patio.

Esta casa de Nueva Suéter, es el centro de un bizarro caso legal, que ya se ha hecho conocido alrededor del planeta.

Por una parte, la familia Broaddus, afirman haber sido engañados por los vendedores, en tanto que no les afirmaron el turbio secreto: Su nuevo hogar viene con todo y una hostigador, que lleva por nombre a sí mismo “El vigilante”.

Desde el instante en que firmaron por el sitio, en el mes de junio del dos mil catorce, afirman que “El vigilante” les mandó 3 amenazantes cartas, demandando la casa e insinuando tener “malas intenciones” para las personas que viven ahí.

Con 3 hijos, menores de trece años, la pareja afirmó estar aterrada de regresar a la casa, particularmente por esa última carta, puesto que hizo siniestras solicitudes por “sangre joven”,

Los viejos dueños, la familia Woods, una pareja ya mayor, escondieron este horrible secreto a la nueva familia que habitaría su viejo hogar.

Ahora, los Broadduses viven en una propiedad más pequeña, en Cape Cod, mas ya han demandado a los bienes inmobiliarios por el costo de la casa, más las renovaciones en las que invirtieron.

Además de esto, añadieron una demanda por daños sensibles inestimables, ocasionados por este terrorífico episodio.

No obstante, las investigaciones no se hicieron aguardar, no tanto por ver si las demandas eran lícitas, más para conocer la historia de tras de “El vigilante”.

El maestro de Derecho de Seton Hall, Hables Sullivan, afirmó que iba a ser un “camino duro, tanto legal como factual para los demandantes, puesto que la única prueba que tienen es una supuesta declaración del hombre que se hace llamar “El vigilante”.

Derek y Maria, abrieron el caso en la corte superior de Nueva Suéter, demandando a los Woods, y a 2 compañías implicadas en la venta de la propiedad; la Chicago Title Insurance Company, y una compañía de fideicomiso llamada Absolute.

En la protesta se incluye a “El vigilante”, bajo el nombre de John Does #1, nombre que se les da a las personas ignotas en los casos estadounidenses.

La demanda adujo que, la familia Woods, estaba “tan agobiada por vender” que se sostuvieron en silencio sobre el alarmante personaje y su “fijación perturbadora” en esta casa.

Los Broadduses adujeron que los Woods, recibieron una carta amenazante de “El vigilante” semanas ya antes de vender la casa y no lo descubrieron hasta el momento en que la venta de la casa concluyera.

Además Los Broadduses, afirmaron que jamás habrían comprado la casa si los vendedores les hubiesen advertido sobre todo esto. 3 días tras lograr las llaves de su nueva casa, los Broadduses afirmaron que llegó una carta, demandando “sangre joven” y amenazando con mirar la casa: “Mi abuelo la observó en los años 20s, y mi padre lo hizo en los años 60s”.

Mas en realidad no se consta que esta sea una declaración auténtica, puesto que viejos dueños han sido llamados a declarar sobre este acontecimiento, y aseveran jamás haber recibido cartas de “El vigilante” en el tiempo que estuvieron habitando la vivienda.

2 cartas auxiliares fueron mandadas a los Broadduses en las próximas 6 semanas. El macabro escritor afirmó que los Woods habían vendido la casa de Westfield pues “Era su tiempo para proseguir adelante y afablemente la vendieron cuando se los pedí”, conforme la demanda.

Ahora los Broadduses, tienen la obligación de descubrir las amenazas de su vigilante, y esto ha hecho que los compradores potenciales cambien de opinión con respecto a la casa.

No se han hecho públicas las copias de las cartas que han generado interés internacional. Los únicos detalles son los incluidos en las demandas.

No está claro de dónde fueron mandadas las cartas y dónde fueron recibidas. El Servicio Postal de los USA afirmó que habían recibido copia de una de las cartas por un tercero, y se pusieron en contacto con el departamento de policía para ofrecer asistencia. No obstante, no podían brindar más información sobre las cartas.

Hasta la fecha la casa sigue aguardando ser vendida, mas, tras los cotilleos acerca de ella, este proceso va a ser larguísimo.

Compartir

Comentarios