in , ,

Francia vuelve a la normalidad y la gente se aglomera en Zara; no aprendimos nada

Uno creería que estos par de meses de encierro nos sirvieron para aceptar de forma natural la nueva realidad del planeta tras vivir la pandemia de coronavirus. Piénsenlo, esta cuarentena estuvimos practicando el lavado y desinfección incesante de manos, el empleo de mascarillas, cubrebocas y máscaras y, lo más importante: el distanciamiento social, de forma que cuando fuera el instante de salir a las calles nuevamente lo aplicásemos en nuestra vida diaria. Pero, como les afirmé al comienzo, uno pensaría…

En Europa, por poner un ejemplo, las medidas de confinamiento se han levantado un tanto con el propósito de que las personas vuelvan a la normalidad, eso sí, respetando lo aprendido. ¿Qué sucedió entonces? Que la gente salió a la calle a atestar las tiendas de ropa y productos de belleza, probando que no aprendimos nada.

Esto que les cuento sucedió en Francia, país que tras superar el pico más alto de contagios y también ir a la baja en el número de casos y defunciones por Covid-19, empezó a levantar las medidas de confinamiento este lunes a través de un sistema que evitaría aglomeraciones. Se hicieron 2 clasificaciones en el territorio: rojo y verde, las zonas que más contagios registran aún y las partes en que los casos y las muertes van en picada.

 

Las ciudades más grandes, como París, Lyon y Burdeos, ya han abierto ciertos comercios que cuenten por lo menos 400 metros cuadrados de superficie donde los clientes del servicio puedan tomar distancia. Asimismo los locales deben demandar el empleo de cubrebocas y desinfectante. Uno de estos negocios es la reconocida tienda de ropa Zara, que todavía ya antes de abrir ya registraba largas filas para acceder a las diferentes sucursales, puesto que según parece a la gente ya le urgía adquirir ropa tras tantos días de encierro.

Naturalmente que esas imágenes, que han dado la vuelta en redes sociales, han despertado todo género de comentarios y críticas sobre la irresponsabilidad de quienes asisten a este tipo de tiendas que no son de primera necesidad. Ciertos vídeos muestran a personas que no respetan la sana distancia y no emplean cubrebocas; o sea, no acatan las reglas de esta nueva realidad en la que seguramente vivamos desde este momento, lo que podría causar una ola de nuevos brotes y contagios de Covid-19. ¡Qué irresponsabilidad!

 

Pero Francia no es el único país donde se hacen filas para entrar a adquirir en Zara; asimismo hay vídeos que muestran a gente en Líbano, Bélgica, Grecia y Turquía. Conforme la agencia de noticias internacionales AFP, los razonamientos que dieron las personas en las filas fue que a lo largo del confinamiento les dejó de quedar la ropa, con lo que necesitan comprar prendas nuevas. Otros tantos admitieron que solo extrañaban salir.

 

Barberías y peluquerías fueron otros de los negocios que pudieron abrir; eso sí, recibiendo de a pocos clientes del servicio en su interior, con lo que las filas de hombres y mujeres que cortaron su pelo a lo largo de la cuarentena no se hicieron esperar. Damas y caballeros, debemos rememorar que, si bien la cuarentena sea levantada tras registrar un descenso en los casos de contagio, esto no quiere decir que ya hemos ganado la batalla contra el coronavirus, así que cuídense y cuiden a el resto.