La Fuerza Élite Británica llega a Gabón para acabar con los cazadores furtivos de elefantes

Animales

Fuerza élite es enviada a proteger elefantes en África. Conjuntos extremistas en Gabón están terminando con los elefantes por los colmillos y no hay quién los detenga. Por este motivo, Inglaterra ha mandado fuerzas de élite a detener el ecocidio a solicitud de las autoridades que pidieron socorro.

En un calor intenso y visibilidad de apenas unos metros, las tropas inglesas están cumpliendo con la misión de detener la matanza de elefantes. Es su nuevo frente contra los oponentes, que en su busca de financiamiento, cazan los elefantes para vender el marfil que cuesta noventa y tres dólares americanos por cada quinientos gramos.

Fuerza élite es enviada a proteger elefantes en África

Fuerza élite es enviada a proteger elefantes en África

El marfil es comprado en el mercado negro de Asia a través de conexiones en puertos de Salaam y Mombasa. Matan elefantes de todos tamaños y edades, y ante esto los militares ingleses procuran resguardarlos y procuran recortar el flujo de dinero a los contrincantes.

Christian Mbina, directivo técnico de Gabon Parks, dijo:

Estamos convencidos de que el dinero que consiguen por la cacería furtiva es utilizado para el terrorismo.

La red de movimientos de Boko Haram (el conjunto islámico fundamentalista de Nigeria) es muy conocida en toda África. Y del mismo modo, Al-Sabaab (otro de los conjuntos fundamentalistas) está implicado en el tráfico de marfil al este de África, Kenia y Tanzania; Boko Haram hace lo mismo acá.

Los grandes conjuntos terroristas de África viven de la piratería y el tráfico. La autoridades, agobiadas han pedido socorro al ejército británico para proteger los últimos especímenes de elefantes.

En contestación, dieciseis hombres elegidos de entre la infantería, sobre todo el segundo batallón Los Rifles, están en la jungla de Mokeku en un campamento de entrenamiento, cerca de Lope.

Trabajan así como guardas forestales (que no se dan abasto, muchos en sandalias) contra conjuntos armados que usan lanzagranadas y rifles AK-cuarenta y siete.

Los reportes de inteligencia muestran que estos cazadores furtivos están relacionados al conjunto extremista Boko Haram, y estiman que han matado más de veinticinco mil elefantes en los últimos diez años en Gabón únicamente.

El ejército ha entrenado personal en Kenia, Tanzania, República Democrática del Congo, Ruanda y Etiopía en los últimos 5 años. Hasta el momento, ciento cuarenta y cinco oficiales han sido entrenados para informar de los movimientos de los cazadores furtivos. Los puntos más enclenques son las fronteras.

Los cazadores operan en las fronteras para escapar más de forma rápida de un país a otro. De ahí que es preciso tener comunicación eficaz y compartir inteligencia en todos y cada uno de los países.

Los cazadores emplean a los pequeños de los pigmeos, un conjunto étnico, como mulas. 3 pequeños pigmeos fueron detenidos con cuarenta kg de marfil a inicios de año. La situación que encara África es crítica. El ejército ha hecho todo, desde entrenar guardas forestales hasta detener cazadores.

El inconveniente es que los guardabosques solo están armados con un machete. Si bien muy frecuentemente se los hallan, no pueden detener a los cazadores que están armados hasta los dientes.

Además de esto, deben lidiar con los riesgos de la selva. En Gabón existen muchas serpientes como la mamba y la cobra. Su conocimiento médico es limitadísimo, con lo que los militares les han enseñado supervivencia y atención médica básica.

Además de las víboras, asimismo hay gorilas muy violentos. El entrenamiento en la jungla asimismo ha sido útil para los ingleses. Aseguran que es más bastante difícil que sobrevivan en el desierto de Afganistán y también Irak.

Los militares reconocen que la labor que tienen por delante es muy difícil por el hecho de que existen muchos delincuentes y si bien hay personas dedicadas y encantadas con la protección de los elefantes, no están pertrechadas lo bastante.

Compartir

Comentarios