Demandó a aerolínea por lastimarse tras sentarlo junto a un obeso… murió

Noticias

Hombre que demandó a Etihad murió de un infarto en Dubái. Jamás vamos a saber al lado de quién nos va a tocar sentarnos en el avión: quizás puedas hallarte al amor de tu vida a un lado… o bien a un hombre obeso que te fuerce a contorsionarte para pasar y te produzca una lesión en la espalda.

Hombre que demandó a Etihad murió de un infarto en Dubái

Hombre que demandó a Etihad murió de un infarto en Dubái

A lo largo de un viaje a Dubái, desde Sidney, James Andrew Bassos, diseñador de interiores, afirmó que debió contorsionarse en el vuelo de la compañía aérea Etihad, debido a que un obeso que ocupaba el asiento anexo comenzó a invadir su espacio, además de esto “tosía continuamente y expulsaba fluidos por su boca”.

Con lo que para no tener contacto con dicha persona, James debió moverse continuamente ¡en un vuelo que duraba catorce horas!

Hombre que demandó a Etihad murió de un infarto en Dubái

Después de cinco horas de incomodidad, James pidió que lo cambiaran de asiento, a lo que la tripulación se negó. Media hora después volvió a solicitar el cambio, y esta vez le asignaron un asiento de la tripulación a fin de que ahí terminara el viaje.

No obstante, semeja que el daño ya estaba hecho, puesto que James manifestó dolores en la espalda debido a los movimientos que debió efectuar, con lo que demandó a Etihad, por doscientos veintisiete mil dólares estadounidenses para cubrir los gastos médicos de la lesión.

Hombre que demandó a Etihad murió de un infarto en Dubái

La compañía aérea apuntó que es común el hecho de que hombres obesos viajen en sus aeroplanos, más que esto no es una condición para presentar lesiones por la parte de quienes viajan en el asiento de al lado.

La corte ordenó una serie de estudios médicos para determinar si James tenía razón; no obstante, el resultado de esta historia cambió de rumbo, puesto que ciertos meses tras efectuarse los exámenes, este hombre murió…

Hombre que demandó a Etihad murió de un infarto en Dubái

A los treinta y nueve años, James padeció un infarto y murió, mientras que trabajaba en Dubái, donde había puesto su negocio de diseño, transformándose en uno de los más esenciales en esa zona.

De esta forma, la historia tuvo un final abrupto…

Compartir

Comentarios