La mujer que inventó el Fidget Spinner, el juguete más vendido, no tiene dinero para llegar al mes

Curiosidades

Inventora del Fidget Spinner apenas tiene para sobrevivir. El Fidget Spinner, es el juguete de tendencia en múltiples partes del planeta, con lo que uno pudiese pensar que no solamente las tiendas, sino más bien la persona que creó este instrumento ahora ha de estar nadando en una alberca de billetes…

Pero no… La realidad es otra. La autora de esta moda no tiene más dinero que para poder sobrevivir…

Inventora del Fidget Spinner apenas tiene para sobrevivir

Inventora del Fidget Spinner apenas tiene para sobrevivir

Hace veinte años, Catherine Hettinger, de Florida, USA, ideó este juguete para su hija pequeña, y de esta manera conseguir entretenerla. No imaginaba el impacto que su invento tendría después de ese tiempo.

Probablemente tampoco imaginaba el éxito comercial y las ganancias que perdería, puesto que a lo largo de 8 años fue la dueña de la patente de su creación, no obstante, como le cobraban cuatrocientos dólares americanos para poder renovarla, y no tenía el dinero, decidió, o bien mejor dicho, se vio obligada a venderla…

Después de ver unas imágenes de pequeños y jóvenes lanzando piedras a un conjunto de policías en Israel, esta mujer decidió crear algo que pudiese aliviar esa ansiedad y agresividad, y aplicarlo primero con su hija.

Asimismo, en mil novecientos noventa y siete procuró venderle la idea a Hasbro, el gigante de los juguetes, pero la rechazaron. Ahora esta compañía es una de las primordiales que vende el Fidget Spinner, por un costo promedio de cinco dólares americanos.

En sus comienzos el Fidget Spinner era más semejante a un pequeño platillo volador, y el dedo servía como eje para hacerlo girar. Ahora el diseño es más afinado y utiliza elementos metálicos eminentemente.

Desde los ochenta, Catherine comenzó a concebir el juguete. Una de sus primeras ideas fue crear una “piedra suave” que los pequeños pudiesen lanzar, sin ocasionar ningún daño. Pero entonces comenzó a desarrollar un juguete giratorio, que ahora está recomendado aun para ciertos desórdenes de ansiedad… Vaya…

En entrevista para The Guardian, la mujer dijo:

Es un reto ser inventor. Solo alrededor del tres por ciento de las invenciones ganan dinero. He visto a otros inventores hipotecar sus casas y perder mucho. Es bastante difícil.

Pese a las inmensas ventas de este artículo, y de que no recibe ni un centavo en regalías, asegura que no se siente mal, al contrario:

Me agrada que algo que diseñé sea a fin de que la gente disfrute y los divierta.

Su hija Sara padecía de miastenia gravis, que le desgastó los músculos, con lo que no podía salir a jugar ni moverse tanto. Ahora tiene treinta años y para ella fue desarrollado este juguete.

No podíamos jugar juntas asi que empecé a inventar cosas, entonces de esta manera fue tomando forma la idea. Los primeros juguetes no eran ni tan siquiera prototipos, era algo semejante a algo. Después, mi hija empezaría a jugar con esos objetos de una forma diferente y los iba mejorando.

Soy un técnico, no soy una persona que cierra pactos millonarios. Si hubiese habido dinero o bien alguien que me financiara cuando ideé el spinner, mi vida habría sido diferente.

Probablemente sí…

Compartir

Comentarios