Fue condenada a prisión por asesinar a su esposo; el perico fue testigo y declaró en su contra

Animales

La culpan de matar a su marido, por declaraciones del perico. Regla #134 de un buen asesino: si matarás a alguien, cerciórate de que no haya ningún testigo en la escena y deshazte de todo, aun del perico.

La culpan de matar a su marido, por declaraciones del perico

La culpan de matar a su marido, por declaraciones del perico

A Glenna Duram, de 49 años, se le olvidó este principio básico, puesto que fue condenada por matar a su esposo tras las declaraciones de Bud, el perico de la familia que no paraba de reiterar las últimas palabras de su dueño, Martin Duram.

Este asesinato tuvo lugar en el 2015, en Michigan, U.S.A.. Tras la muerte de Martin, la corte escuchó que Bud repetía continuamente “¡no dispares!”, que se presumen fueron las últimas palabras del señor Duram.

Esta prueba se conoció gracias a Christina Keller, exesposa de Duram, que tomó custodia del perico tras el crimen. El es Bud, el testigo que resolvió el crimen:

Gracias a esta información, Glenna fue encontrada culpable de asesinato en primer grado y va a ser sentenciada a fines del mes, se espera una condena para toda la vida.

Mientras, los familiares de Martin respaldan la teoría de la exesposa, la señora Keller:

Personalmente pensamos que Bud estaba ahí, que lo recuerda y que procuraba decirlo. Ese pájaro lo comprende todo. Tiene la boca más sucia de la urbe.

La espera para la resolución de este caso fue de un par de años, y si bien ya todos lo dan como cerrado, Mark Miller, el abogado de la supuesta culpable, afirma que su cliente del servicio está considerando apelar al resolución, pues, tras todo, no puedes tomar las declaraciones de un pájaro como ciertas.

… ¿O bien sí?

Compartir


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…


Comentarios