Los mitos y verdades de la Deep Web: es el 95% del Internet, y no todo ahí es ILEGAL

Tecnología

La Deep Web, el lado oscuro (y mayoritario) de Internet. La Deep Web, es algo como los bajos mundos de la red; un reino prácticamente irreal donde circula todo el contenido peligroso y prohibido que no se ve en la superficie, aparte de que ahí navegan delincuentes muy peligrosos; no obstante no todo es tan horrible, asimismo es una herramienta para la libre expresión.

La Deep Web, el lado oscuro (y mayoritario) de Internet

La Deep Web, el lado oscuro (y mayoritario) de Internet

La Deep Web, está repleta de contenido relacionado con venta y adquiere de armas, narcotráfico, pedofília, y el mercado negro por lo general. Por lo mismo, meterse a nadar en la Internet profunda es como meterse a nadar con tiburones. Más asimismo se ha mitificado esa cara de la red.

Es un enorme espacio virtual cuyas páginas no son detectadas por los motores de búsqueda usuales como Google, Yahoo! o bien Bing. Ese es un cosmos tan amplio como ignoto por la mayor parte. Y conforme ciertas estimaciones, es el noventa y cinco por ciento de la Internet.

Por norma general la “Deep Web” se comprende como los sitios, servicios, foros de discusión y bases de datos que no se ven a simple vista, y que para localizarlos precisas navegadores singulares. Hay múltiples formas de acceder, pero la más habitual es a través del programa llamado TOR (The Onion Enrutador).

Ese navegador deja moverse entre los sitios que no tienen los dominios más corrientes (los “.com”), sino más bien de nomenclaturas como “.onion”.

El software desarrollado por TOR Project recibió un premio en dos mil dieciséis por dejar que millones tengan libertad de expresión y acceso a Internet , gracias a la seguridad de sus datos personales. Una investigación de Terbium Labs, llamado “The truth about the Dark Web: Separating fact from fiction”, llegó a la conclusión de que el cincuenta y cinco por ciento del contenido es legal.

Conforme ese estudio, no todo anonimato es homónimo de criminalidad: “Entre los actores que prevalecen allá, los terroristas no cumplen un rol protagónico”.

Al respecto, dan a conocer que hay mucho contenido legal como libros o bien vídeos, que están prohibidos por los gobiernos. Leandro Ucciferri, letrado y también estudioso de la Asociación por los Derechos Civiles (ADC), asevera que existen muchos mitos:

“Tal vez por su nombre marketinero, el usuario habitual piensa que está repleta de material prohibido. No obstante, cuando uno ingresa no está de forma inmediata expuesto a él, sino hay que procurarlo meticulosamente. De ahí que es que no resulta simple para los policías y también estudiosos hallar allá a los delincuentes”.

Además de esto, hay que rememorar que la red tiene una enorme utilidad para el activismo. Por esta razón, ahí existen muchos corresponsales de guerra, piratas informáticos, estudiosos, y personas que deseen hacer demandas de forma anónima sin miedo a ser condenado.

Un ejemplo: Julian Assange, autor de los WikiLeaks, utilizó TOR para comunicarse con los cronistas de The Guardian.

El riesgo no obstante, existe. Se puede hallar contenido ilegal y hay trampas y estafadores. Además de esto, está la policía que hace patrullajes en internet para hallar criminales. Ciertas investigaciones son muestra de ello: Anonymous descubrió en dos mil once la identidad de doscientos pedófilos; el FBI cerró un lugar dedicado a narcotráfico; en dos mil catorce se descubrió una red de pornografía infantil que operaba en América Latina y Europa.

El enorme inconveniente es el lado obscuro de la red: el porcentaje de sitios donde se refugian crecientemente los pederastas. Uno de los más horribles usos de la Deep Web, es la pedofília. Uno de los sitios investigados por la BBC tenía quinientos visitas por segundo.

Compartir


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…


Comentarios