Lanzó un mensaje en una botella al mar y alguien la encontró 9 años después

Curiosidades

Caballeros, no les ha pasado que cuando iban de visita a la playa, ¿no sol esperaban con encontrarse un tesoro oculto, sino más bien una botella con algún mensaje, como en las películas?

Aun redactar tu nota y saber dónde acabaría, eso es una cosa que personalmente siempre y en todo momento deseé hacer, pero conforme fuimos creciendo esas ideas se transformaron en fantasías infantiles.

No obstante, hay un hombre que a los diez años de edad efectuó el sueño de muchos, escribió una carta y la lanzó al océano. 9 años después alguien halló su nota, a miles y miles de quilómetros de su hogar, y le respondió.

Max, que en ese entonces era un pequeño de diez años, deseaba intentar lo que muchos nos quedamos con la ganas y lanzó su mensaje al enorme océano. La carta afirmaba lo siguiente:

Hola, mi nombre es Max. Quien sea que esté leyendo esto, por favor, escríbeme a esta dirección…

Te voy a contar un tanto sobre mí. Tengo diez años, me agradan las manzanas, la playa, mi color preferido es el azul. Me agradan los animales, los autos y el espacio exterior. Por favor, contéstame.

Honestamente, Max Vrendenburgh

A lo largo de nueve años esa botella, ese mensaje, ese sueño de contestación, viajaron por el Océano Atlántico. Alguien recibió la carta del otro lado del planeta, y claro que respondió.

Hola, hallé tu mensaje en la botella el diez de octubre de 2019, en una playa en Francia, entre Contis y Mimizan.

Conforme a tu fecha, 21 de agosto del 2019, le tomó nueve años cubrir los 6000 kilómetros que nos apartan.

Cresiste demasiado en ese tiempo: de diez a diecinueve años.

Te anexé un mapa para ayudar a situarte.

Con respeto, G. Dubois

9 años y 6000 kilómetros después, alguien al fin halló el mensaje de Max.

Max compartió el mensaje de las dos cartas en redes sociales y la historia pronto se volvió viral. Gracias a esto, la persona que halló la botella pudo contactarlo a través de mensajes directos en Instagram y hablaron sobre la amena experiencia.

Y ninguno de los 2 podía opinar que esta clase de cosas sucediera…

Si bien en nuestros días lanzar una botella al mar abierto parece un acto irresponsable, acostumbraba a ser una actividad muy popular en la antigüedad. El mensaje en una botella más viejo que se ha documentado es de hace 132 años, se halló en una recóndita playa en Australia. Conforme a los reportes, exactamente la misma se escribió el 12 de junio de 1886 y fue lanzada desde una embarcación alemana de nombre “Paula”.

Esa botella era una parte del Observatorio Naval de Alemania, cuyo equipo experimentaba lanzando mensajes a lo largo de sus viajes de transporte de mercaderías. Se trataba de un experimento que duró 69 años, donde se tiraron miles y miles de botellas al mar. Solo 662 mensajes fueron encontrados hasta el momento, con lo que el resto sigue perdido por ahí.

Con respecto a lanzar nuevamente un mensaje al agua, Max afirmó que estaba satisfecho con el resultado y que era una experiencia de una sola vez en la vida. Por su lado, Debois, la persona que respondió, afirma que las repercusiones ambientales de no localizar la botella serían radicales para el planeta, con lo que no incitaría a absolutamente nadie a hacer lo mismo.

Compartir