Le regalaron una pulsera “antitiburones”; la estrenó… y lo mordió un tiburón

Curiosidades

Le regalaron una pulsera antitiburon; la estrenó y lo mordió uno. En el recuento de los regalos de navidad más inútiles del año este, indudablemente, lleva la batuta. Olvida los suéteres y calcetines, la pulsera anti tiburones es uno de los peores regalos que alguien puede recibir, si no me creen, pregúntenle a este chico.

Le regalaron una pulsera antitiburon; la estrenó y lo mordió uno

Le regalaron una pulsera antitiburon; la estrenó y lo mordió uno

Ser atacado por un tiburón mientras que nadas o bien surfeas, no es tan probable como podrías imaginar.

No obstante, una ayuda para eludir estos ataques, como portar un brazalete que repele a estos animales, te deja efectuar tus actividades con algo de tranquilidad… si estas pulseras marchan.

Le regalaron una pulsera antitiburon; la estrenó y lo mordió uno

Zack Davis, un hábil y entusiasta surfista, recibió el Sharkbanz para navidad. Este brazalete asevera mandar una señal imantada que interrumpe el electro receptores en el morro de un tiburón, que emplean para navegar. Y se supone que no les causa daño alguno los animales.

No obstante, la primera vez que Zack salió a surfear, en Avalon Beach, State Park, en North Hutchinson Island, acabó siendo mordido por un tiburón.

Le regalaron una pulsera antitiburon; la estrenó y lo mordió uno

“Es sorprendente. No fue verdaderamente doloroso. Francamente no sentía dolor, afirmaba ‘Dios mío, debo hacer algo rápido’, con lo que solo tomé la correa de mi tabla y la envolví cerca de mi brazo, por el hecho de que no deseaba perder sangre.”

Le regalaron una pulsera antitiburon; la estrenó y lo mordió uno

Zack, salió de forma rápida del agua, puesto que no deseaba ser atacado nuevamente.

El brazalete fue un regalo de Navidad que, se suponía, sostendría a los tiburones distanciados de él. Esta fue la primera vez que lo portó, y asimismo fue la primera vez que lo mordió un tiburón.

Le regalaron una pulsera antitiburon; la estrenó y lo mordió uno

“En mis años surfeando jamás me había pasado nada de este modo. Es la primera vez que me muerde un tiburón y lo irónico es que estaba utilizando una pulsera que los repele”.

Ahora, su mamá desea un reembolso, una vez que le solicitó que llevase la banda verde para sentirse un tanto más apacible. Más que un reembolso, seguramente la señora deba demandar a una compañía que va por la vida vendiendo tecnología inútil.

Le regalaron una pulsera antitiburon; la estrenó y lo mordió uno

Zack ahora tiene un brazo con cuarenta y cuatro puntos de sutura y una infrecuente historia.

Compartir

Comentarios