in , ,

Lo regañaron en su escuela por dibujar y un restaurante lo contrata como decorador

En muchas ocasiones escuchamos sobre “artistas incomprendidos”, y esto empieza desde el instante en que dan sus primeros pasos en el planeta del arte, y justo en lugares en los que se aguardaría mayor apoyo, como es el hogar y la escuela, con el peligro de acabar con su carrera antes que comience… Este es el caso de Joe Whale, un pequeño de 9 años de edad que ama dibujar desde el momento en que tenía 4 años, pero continuamente es amonestado y castigado en la escuela por poner más atención a sus dibujos que a las clases que le dan los maestros.

A Dios gracias, sus padres no hicieron mucho caso de los regaños de parte de la escuela y lo anotaron en clases de arte tras su horario escolar, donde ha desarrollado considerablemente más sus habilidades naturales para el dibujo. En vez de cometer exactamente el mismo fallo de los maestros, sus padres lo incitan a continuar con sus increíbles creaciones, y esto ya tiene ciertos beneficios, puesto que el restaurant Number 4, situado en Shrewsbury, R. Unido, lo contrató a fin de que dibujase un muro. Greg, el padre de Joe, se ha manifestado al respecto.

Recomendaría a los padres a que inciten a sus hijos a fin de que sigan siempre y en toda circunstancia su pasión y sus sueños; estudien sobre talleres o bien conjuntos locales en su comunidad.

No es un secreto, y esto lo puede decir cualquier especialista: se debe respaldar a los hijos en sus talentos naturales y en los caminos que deseen continuar, especialmente si se trata de una vocación artística que despertó tan temprano, como en un caso así. Joe se especializa de momento en hacer doodles, creando personajes, y se ha transformado en un artista reconocido, ahora llamado “El Chicol Doodle”, que tiene su página y redes sociales donde comparte sus dibujos.

A Joe le encanta hacer ‘doodles’ y estamos muy orgullosos de todo cuanto está consiguiendo. El hecho de que un negocio totalmente independiente le haya pedido a nuestro hijo de 9 años que haga un trabajo profesional para ellos, es increíble.

—Greg Whale, padre de Joe

En comparación con trabajo en el restaurant Number 4, el orgulloso padre contó sobre la experiencia de su hijo decorando un muro del establecimiento: “Querían llevar a Joe a su restaurante para efectuar una obra de arte en su pared, que está en su comedor principal. Estábamos en la luna. Le pregunté a Joe y , naturalmente, aprovechó la ocasión para hacerlo, así que hemos estado yendo allá tras la escuela, donde a lo largo de 2 horas de noche pone su inventiva en la pared.”

En un total de 12 horas repartidas en múltiples sesiones, Joe acabó con el trabajo, frente al consentimiento de los dueños del local y, naturalmente, de su familia, quienes siempre y en toda circunstancia están a su lado a fin de que siga creciendo como artista.

Ahora cientos y cientos de sus dibujos lucen en el salón principal del restaurante, y Joe no puede estar más contento por el hecho de que esto significa un paso esencial en su camino por el planeta del arte; se trata de una ocasión que no todos reciben en la vida y menos a una edad tan temprana. Por suerte, como afirmamos, su familia está siempre y en todo momento apoyándolo y ese es un enorme respaldo, en tanto que la escuela piensa que solo pierde el tiempo con sus dibujos, sin caer en cuenta que con eso le pueden recortar las alas a un futuro gran artista.

Ya vamos a ver cuál es el próximo proyecto de este pequeño autor gráfico, y de seguir de este modo, pronto su nombre va a sonar como de los mejores en el dibujo, la ilustración y el muralismo; estamos seguros que así va a ser.