in , ,

Los videojuegos no hacen agresivas a las personas que los juegan; estudio lo afirma

Como es lógico, se debe tener precaución con lo que juegan los más pequeños, y por esta razón hay clasificaciones para los juegos para videoconsolas que deben respetarse; no obstante, conforme con una investigación efectuado por la Universidad Massey, de Auckland, en N. Zelanda, el hecho de emplear juegos violentos para divertirse no quiere decir que esa persona sea más violenta.

Desde hace muchos años el discute se ha centrado en esta clase de juegos, y tanto padres de familia como maestros los han culpado; primero, de sostener a los pequeños pegados a lo largo de horas a una pantalla, y asimismo de que gracias a ellos aprenden conductas violentas que entonces van a tratar de contestar en la vida real, pero tal parece que este estudio cambiará esa idea.

Los estudiosos de Massey se pusieron a estudiar los resultados de otras 21 investigaciones anteriores sobre este tema, y es que como afirmamos, es un discute que se ha mantenido a lo largo de muchos años. En conjunto, estos trabajos reúnen a 21,000 jóvenes jugadores para poder ver si el estar expuestos a imágenes violentas por medio de sus consolas y otros dispositivos incitaban conductas beligerantes.

Por norma general, los estudios longitudinales no parecen apoyar vínculos sustantivos en un largo plazo entre el contenido violento del juego y la agresión juvenil. Las relaciones entre el contenido violento del juego y la agresión juvenil parecen explicarse mejor por las debilidades metodológicas y los efectos de expectativa de los estudiosos que los auténticos efectos en el planeta real.

—Aaron Drumond, líder del equipo de investigación

Evidentemente el discute no acaba acá, puesto que como este trabajo hay una infinidad de estudios que afirman probar que sí hay una relación directa entre los juegos y la violencia. Lo que sí es una realidad es que debemos respetar las clasificaciones y no exponer a imágenes y lenguaje inadecuado a los más pequeños, sino más bien conforme a su etapa de desarrollo.