Lo apuñalaron en un asalto, y en vez de esconderse entrenó y se volvió fisicoculturista

Luego de ser apuñalado se convirtió en un fisicoculturista. Kieran Quinlan, un joven de veintidós años de edad, de Birmingham, R. Unido, pasó por una horrible experiencia: fue apuñalado brutalmente en el pecho cuando procuraron hurtarle su teléfono celular; entonces tenía diecisiete años.

Luego de ser apuñalado se convirtió en un fisicoculturista

Luego de ser apuñalado se convirtió en un fisicoculturista

Por fortuna consiguió subsistir al ataque, y comenzó a robustecer su cuerpo, con la idea de no regresar a pasar por un acontecimiento como este otra vez ¡y se transformó en un Hulk!

Este ataque no solamente le provocó el trauma por la agresión, sino más bien por la cicatriz de más de treinta y ocho centímetros en el pecho.

“Después del ataque estaba tan enclenque que no podía ni servirme una taza de té, y tenía una terrible cicatriz en mi pecho. No deseaba que absolutamente nadie la viera; ahora lo he superado y estoy más fuerte que nunca”.

Para vencer esos traumas, decidió meterse de lleno al adiestramiento físico, y comenzar a participar en competencias:

“Competir por vez primera, por último, me dio cierta claridad sobre lo que había pasado. Ahora veo la cicatriz como una insignia de honor para enseñar lo que he conseguido superar. Es bueno saber que tu trabajo duro merece la pena, y percibir a los jueces y a otros contendientes a lo largo de la retroalimentación fue tan agradable, que me dio todavía más motivación”.

“Todos han de ser felices en su piel y no deben sentirse tal y como si tuviesen que ocultarse. A lo largo de años no mostraba mi pecho en frente de la gente ni empleaba cualquier cosa con cuello en V, pues me atemorizaba que la gente hiciese preguntas. Ahora estoy orgulloso de mi cuerpo, porque es el único que tengo”.

Ahora se ha transformado en adiestrador profesional, después de que el ataque dañó su aorta y el pulmón izquierdo, lo que causó que siendo levantado de la parada de buses donde todo ocurrió, el corazón se le detuviese en 3 ocasiones. Previamente adiestraba boxeo, lo que le salvó la vida.

Kieran hizo un recuento de lo vivido a lo largo del horrible ataque:

“Miré y había sangre por todos lados, goteando por mi frente y por todo lo largo de mis piernas. Puse mi mano en mi pecho y la sangre estaba chorreando entre mis dedos. Era surrealista.

“Yo estaba en una silla y mi visión se estaba volviendo negra y cerrándose cara mí. Otro pasajero había llamado una ambulancia y estaba presionando mi pecho con sus manos. Cuando los paramédicos por último llegaron, repetía mi nombre, repitiendo mi dirección y pensando: ‘voy a morir’.

“Los doctores me afirmaron que la única razón por la que subsistí fue por el boxeo, por el hecho de que estaba tan en forma que mi corazón era fuerte”.

En nuestros días participa asimismo en Knife Awareness Project, una organización beneficiosa que trata de prevenir los crímenes provocados por ataques con cuchillos.

“Me encanta hacer esto; me percaté de que ser capaz de enseñar a los pequeños para asistirlos a tomar las resoluciones adecuadas es tan gratificante. Si puedo hacer que un pequeño deje un cuchillo en casa, eso potencialmente es una vida salvada”.

Desafortunadamente, el ataque provocó daños irreversibles en su corazón, con lo que los doctores le negaron, para toda la vida, el que pudiese boxear de forma profesional; no obstante, le ha ido bien en el planeta del fisicoculturismo, puesto que últimamente ganó el segundo sitio en la categoría de “transformación corporal”, en el Pure Elite de Manchester.

Después de esta historia y de su fortaleza, no hay duda: ¡es un auténtico vencedor!

Compartir

Comentarios