Mecánico se arroja al mar en el Mercedes de su cliente para vengarse porque no le pagó

Autos

Mecánico se lanza al mar con todo y auto, para vengarse de su cliente. ¿Cuál es la mejor forma de vengarse de un usuario? Echar su Mercedes Benz en el fondo del mar. Cuando menos esa es la contestación que halló un mecánico de España. Entre las carcajadas y la preocupación por el sujeto, trabajadores grabaron el hecho con su teléfono celular.

Mecánico se lanza al mar con todo y auto, para vengarse de su cliente

El puerto de Arenys de Mar (Maresme) en Cataluña, España, sirvió de escenario a fin de que un sujeto se aproximará a unos trabajadores que estaban operando una retroexcavadora y les solicitara que grabasen su próxima proeza.

Conforme los testigos, el mecánico, de unos treinta años que vestía ropa de deporte y una visera, se aproximó a los trabajadores para decirles que su próxima proeza era digna de ser grabada, pues sería conocido en las redes sociales. Uno de los obreros, dijo:

Se aproximó, nos dio la mano y nos preguntó si la máquina sería capaz de sacar del fondo del puerto un Mercedes.

Mecánico se lanza al mar con todo y auto, para vengarse de su cliente

Al comienzo no le hicieron demasiado caso. Poco después, el trabajador estuvo dando vueltas en el muelle en un suntuoso auto Mercedes; y después volvió con mucha determinación y “nos gritó que grabáramos lo que iba a hacer”. Uno de los obreros apenas pudo sacar su teléfono para grabar la escena.

El mecánico se enfiló desde el extremo más distanciado del muelle y aceleró para el agua:

“El vehículo voló unos diez metros por el aire hasta chocar con el mar. El puerto es una zona de trabajo y es frecuente que haya accidentes, pero jamás un hecho tan increíble como que un conductor premeditadamente se lance con el auto al agua a toda velocidad”, narró uno de los trabajadores en el puerto.

En un comienzo, el mecánico quedó confuso. Desde el muelle le gritaban que saliese pues el auto se hundía y en pocos segundos se sumergiría absolutamente. Cuando salió del agua, bromeó con volver por su teléfono al auto.

Poco después, los servicios de seguridad, la Guarda Civil, la policía local y múltiples botes de salvavidas aparecieron en la escena. Múltiples buzos debieron sostener el carro con boyas inflables para sacarlo al muelle, donde por último quedó estacionado.

Los testigos afirmaron que el conductor imprudente se veía muy sosegado, pero agotado, tal y como si se hubiese sacado un enorme peso de encima. La policía reprochó al sujeto, afirman los testigos, señalándole que lo que terminaba de hacer no tenía ninguna gracia, a lo que respondió:

Vas a ver la gracia que le hará al dueño del auto.

Conforme se dio a conocer después, el protagonista de la proeza es un mecánico en Arenys de Mar. Su usuario, el dueño del auto, le debía dinero y no deseaba pagarle, por esta razón decidió vengarse en un ataque de ansiedad. Según parece, sufre de depresión y no veía solución a sus inconvenientes.

Las autoridades descartaron que se tratase de un intento de suicidio, puesto que “se tiró con las ventanas abiertas, en una zona de poca altura y profundidad”, explicaron. De todas formas, el mecánico fue ingresado al área de psiquiatría de un centro de salud.

Compartir

Comentarios