Mexicano protege a más de 300 animalitos del huracán Delta y se vuelve un héroe

El poder de la naturaleza es inexorable y causa severos daños, y en el caso de los huracanes puede acabar con la vida de aquellos seres que están desamparados como son los perros, gatos, aves y demás especies que andan por las calles, con lo que Ricardo Pimentel Cordero, habitante de Quintana Roo decidió recibir en su albergue a más de 300 animales para salvarles la vida frente al paso del huracán Delta con sus fuertes vientos y también intensas lluvias, lo que de alguna forma nos recuerda el Arca de Noé.

Ricardo tiene un albergue llamado Tierra de Animales en el que atiende animales, pero frente a la urgencia por el impacto del huracán hizo un enorme esmero para resguardar a la mayor cantidad posible, para lo que aun debió meterlos a su casa y solicitar apoyo a través de redes sociales para conseguir comestible, jaulas y demás, al tiempo que las condiciones mejoran. Este héroe protegió como pudo a más de 300 perros, aparte de gatos, conejos, aves, cerdos, cabras, caballos e inclusive un erizo.

Si pude meter más de 300 perros, un chingo de gatos, unos pollos, un erizo, unos conejos bebés y quien sabe cuántos animales más en mi casa, no sean gachos y metan si bien sea al can o bien gato callejero de su cuadra en lo qué ocurre el huracán, por favor. Ya dimos comienzo a las tareas de preparación para recibir el huracán; recortar ramas, asegurar cosas que se puedan volar, tapiar ventanas y puertas, completar tambos con agua, cargar baterías de lámparas, etcétera, etcétera Lo más radical es que llenaremos la casa de perros, así que habrá una celebración de popó, pero ni modo.

-Ricardo, en Fb

Ya te vas a poder imaginar lo complicado que es supervisar a esa gran cantidad de animales, si bien Ricardo ya tiene experiencia y fortaleció muros, ventanas, puertas, instaló toldos, proveyó de agua y comida a fin de que todo estuvieran bien. Evidentemente la ayuda es precisa para cuando todo vuelva a la normalidad, así que por medio de sus redes sociales sigue pidiendo comida, sobre todo, y tampoco le caería mal que le echasen una mano con la limpieza del albergue y de la casa.

Bien justo el título de héroe, en tanto que Ricardo se ha hecho responsable de la irresponsabilidad del resto, pues estos perros son el resultado del abandono de personas sin escrúpulos, del maltrato y de que quienes tienen animales en sus casas no toman las medidas pertinentes a fin de que no se reproduzcan de forma desmandada y acaben merodeando por las calles, expuestos a todo género de riesgos. Un aplauso para los que, como Ricardo, les dan cobijo y protección.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo.