in , ,

Minneapolis se incendia: hay protestas y saqueos para pedir justicia para George Floyd

Las manifestaciones en Minneapolis, U.S.A., no han dejado de cesar. Ayer de noche prendieron fuego a diferentes circuitos de la urbe, incluyendo la comisaría del condado. Todos estos altercados tienen nombre y apellido: George Floyd.

El homicidio del hombre afroamericano de 46 años a manos de la policía provocó la indignación y repudio por parte de la urbe de Minnesota, donde por segundo día sucesivo siguen las quejas para demandar “justicia” representando a Floyd y todas y cada una de las personas afroamericanas que han perdido a la vida en situaciones que obviamente gritan “racismo” por doquier.

Pese a la cuarentena, la gente salió a las calles cantando consignas como: “Sin justicia no hay paz” y “No puedo respirar”, que fueron las últimas palabras pronunciadas por Loyd ya antes de fallecer ahogado.

 

Todo se salió de control, la policía debió disparar gases lacrimógenos y formar barricadas humanas para eludir que los participantes de la manifestación atacaran la comisaría donde trabajaban los oficiales acusados de matar a George Floyd.

Todavía de este modo, los participantes de la manifestación consiguieron abrasar el sitio, una tienda de repuestos de autos y asaltaron otros lugares en las cercanías. Entre los lugares perjudicados se halla el hogar de Derek Michael Chauvin, el policía que asesinó a George Floyd.

 

¿Quién era George Floyd?

George Floyd era un exguardia de seguridad cuyo único fallo fue intentar pagar en una tienda con un billete falso de 20 dólares estadounidenses. Alguien llamó a la policía por el equívoco y los oficiales lo esposaron y tiraron al suelo.

Darnella Frazier, que pasaba por esa calle, sacó su celular y empezó a grabar aterrorizada los últimos minutos de vida de Floyd, quien esposado y desarmado, quedaba inconsciente en el piso bajo la presión de la rodilla del oficial de policía Derek Michael Chauvin.

Floyd suplicó por su vida, gritó en múltiples ocasiones que no podía respirar, hasta el momento en que por último quedó inerte en el suelo y murió. Derek Chauvin, el oficial blanco de 44 años que inmovilizó a Floyd, se hizo de oídos suecos ante sus súplicas. Todo quedó grabado, la injusticia, la impotencia, todo está en vídeo y absolutamente nadie hizo nada.

George Floyd era querido por su comunidad; amigos y familia lo describen como un hombre grande, pero dulce de sentimientos, presto a ayudar a quien necesitara una mano. Floyd deja a una pequeña de 6 años, cuya madre, Roxie Washington afirmó con dolor en su voz: “Es atroz como murió. Se lo han robado a mi hija”.

Justicia para George

El vídeo del asesinato de George pronto se volvió viral, ocasionando la indignación del planeta por las imágenes tan atroces y malignas que apreciamos en él. Bastante gente apuntó que el racismo que se vive día con día en los USA va empeorando, mientras que otros tantos, como el actor Will Smith, apuntaron que el racismo siempre y en todo momento ha existido, solo que ahora somos más siendo conscientes de ello.

El racismo no está empeorando, solo que ahora se está grabando.

– Will Smith, actor

Y es que, lo más indignante del caso es que ninguno de los 2 policías implicados en la muerte de Floyd, incluido Chauvin, han sido detenidos, solo los suspendieron de sus actividades, puesto que la comisaría para la que trabajan no ha informado ni tan siquiera que están despedidos.

Entonces, ¿dónde se encuentra la justicia? Esta pregunta se la hicieron los cientos y cientos de participantes de la manifestación que destruyeron Minneapolis la otra noche; gente que busca la justicia por mano propia al ver que las personas que se supone los deberían cuidar los matan.

No es la primera vez que Chauvin hace algo de esta manera

Hablamos de una persona que obviamente tiene inconvenientes y es, en toda la extensión de la palabras, un racista asesino, puesto que no es la primera vez que Derek Chauvin se ve envuelto en incidentes violentos en su carrera como policía.

Los registros del departamento señalan que ha estado implicado en múltiples tiroteos. En 2006 fue uno de los 6 policías que dispararon contra Wayne Reyes, quien, conforme la policía, apuntó con una escopeta a los oficiales tras apuñalar a 2 personas. Un par de años después, en 2008, Chauvin asimismo hirió a un hombre tras contestar a la demanda de un ataque familiar.

Eric Garner

Por su lado, el ex- vicepresidente de los E.U. y aspirante presidencial demócrata, Joe Biden, equiparó este caso con la muerte de Eric Garner en la ciudad de Nueva York en 2014. El hombre, asimismo afroamericano, murió tras ser ahogado por la policía siendo detenido por agentes de policía blancos, bajo la sospecha de vender cigarros de contrabando.

El caso de Garner contribuyó al surgimiento del movimiento de queja “Black lives Matter”. Durante los años, otras muertes de estadounidenses de color a manos de policías blancos han ocasionado manifestaciones y altercados en múltiples puntos del país.