Un indigente se estaba congelando, esta mujer le regaló un abrigo; el acto se vuelve VIRAL

Curiosidades

Mujer regala chamarra a indigente que se estaba congelando. El invierno puede ser friísimo, sobre todo en ciertas urbes de E.U., como en Waterbury, Connecticut, de donde sale un vídeo viral que indudablemente le retornó la fe en la humanidad a bastantes personas.

La héroe del día fue Christina Pelado, quien estaba manejando por una calle en su urbe cuando de repente vio en la calle a un indigente vestido con una camisa de manga larga, un pantalón sucio y un par de zapatos muy gastados.

Mujer regala chamarra a indigente que se estaba congelando

Mujer regala chamarra a indigente que se estaba congelando

El único inconveniente es que la temperatura era -7 grados y nevaba y el señor estaba tremiendo a puntito de la hipotermia.

Ya antes de dejar que el caso empeorara, la mujer dio media vuelta y fue a una tienda de abrigos y adquirió el más abrigador que halló. Retornó a su auto y a la calle donde había visto al indigente, aguardando que este no se hubiese movido de sitio y que siguiera bien. Estacionó el carro y se bajó a darle la chamarra, cosa que fue agradecida por el indigente y por todas y cada una de las personas que vimos este video:

En E.U. se estima que hay cerca de 500 mil personas en situación de calle, según las cifras lanzadas por el lugar de Social Solutions en el 2016; ciertas personas asisten a cobijes, duermen en sus vehículos, en casas temporales y subsidiadas o bien, como este caso, en la calle.

Indudablemente el invierno es la temporada más difícil para los indigentes que no tienen hogar y en un caso así la ropa conveniente para aguantar alguna nevada.

El vídeo de Christina Pelado, fue compartido en la página de Fb Love Whats Matters en donde ya ha alcanzado 24 millones de reproducciones. Al lado de la grabación, Christina escribió una descripción explicando la situación:

Estaba manejando por Meriden Road en Waterbury y vi un hombre sin abrigo. Miré abajo y vi que estábamos a -7 grados celsius y comencé a llorar por el señor. Asi que manejé a Burlington Coat Factory y le adquirí el gabán más caliente que pude localizar. Retorné esperando que siguiera ahí, ¡y ahí estaba! Absolutamente nadie debería estar sin abrigo en invierno. El estaba tan agradecido. Se lo puse, le cerre el cierre, le di un abrazo y le deseé una feliz navidad.

Indudablemente, tras ver el vídeo, la fe en la humanidad ha sido restaurada totalmente.

Compartir

Comentarios