in , ,

Padre del Año: Todos los días usa un disfraz diferente para divertir a su hija en cuarentena

No es moco de pavo pasar una cuarentena en casa, sobre todo para los pequeños, puesto que se aburren y sencillamente caen en un estado de desesperación, con lo que es preciso que los padres apliquen su cariño e inventiva a fin de que este tiempo sea ameno, y eso es lo que Jaime, un padre en Puertollano, España, hace todos y cada uno de los días con su hija.

 

Pese a que Jaime solicitó a sus vecinos no descubrir su identidad, fue ineludible para ellos no verlo salir todos y cada uno de los días a tirar la basura, disfrazado y acompañado de su hija pequeña. Ahora lo esperan día a día para poder ver con qué nuevo atuendo aparecerá, todo pensando en darle un rato de entretenimiento a la pequeña a lo largo de lo que dure la cuarentena.

A lo largo de los primeros días de confinamiento en casa, Jaime se puso a limpiar y se encontró con el disfraz de Olaf, personaje de Frozen, y como le complació tanto a su hija de 3 años y medio el verlo así, siguió bajando justo a las 8, que es la hora en que los vecinos salen a sus balcones a aplaudir para darle apoyo a quienes están en cuarentena, y de este modo modela sus disfraces.

A lo largo de 29 días salió sin compañía a tirar la basura, disfrazado, pero cuando la situación fue sosegándose un tanto y las autoridades lo dejaron, asimismo comenzó a disfrazar a su hija y ahora lo acompaña día a día luciendo un disfraz que vaya a tono con el de su padre, lo que llena de ternura a sus vecinos a lo largo de las tardes, cuando bajan de su departamento y salen.

Después de tirar la basura y dar su breve recorrido, padre e hija retornan a su casa y salen al balcón para unirse a la ronda de aplausos que todos y cada uno de los días hacen los vecinos, y claro, una parte de ellos asimismo llevan un breve momento de alegría al resto, que puede ser suficiente para romper con la monotonía de estar en casa encerrados todo el día.

 

Ya no solo en España, sino en múltiples partes del planeta se ha transformado en una celebridad, conocido como “El Padre de los Mil Disfraces”, y se ha vuelto viral, aparece en noticiarios y lógicamente tiene el reconocimiento de su hija, que es lo más esencial, puesto que gracias a ella fue que brotó esta idea de los disfraces y el entretenimiento.

Gracias a su predisposición y cariño, Jaime ya se considera entre los posibles “mejores padres de la cuarentena”, y es que no se ha fatigado y sigue día a día intentando conseguir lo más importante: que su hija esté sana y que tenga una gran sonrisa en su rostro. Después de poco más de un mes lo ha logrado, y eso no es algo muy simple, menos en la mitad de una pandemia.