Papá enojado: avisó que saldría con su hijo y la escuela lo multa por faltar; paga con centavos

Entretenimiento

Papá enojado, paga una multa de 77 dólares en puros centavos. Caballeros, el sistema educativo inglés es cosa seria, charlamos de que la asistencia escolar es obligatoria, a menos de que se presenten casos de fuerza mayor. O sea, si tu hijo llega a faltar por razones extrañas a la salud, entonces , padre de familia, vas a recibir una multa.

Suena un tanto radical, pero asi marcha al otro lado del charco, y lo que hizo este padre es el ejemplo de cuánto molesta.

Papá enojado, paga una multa de 77 dólares en puros centavos

Papá enojado, paga una multa de 77 dólares en puros centavos

Paddy Forbes, es un padre de familia que no tenía el permiso del maestro ni del director de la escuela para llevar de vacaciones a Egipto a su pequeño de seis años, Tommy-Lee; y pese a que el hombre informó que el pequeño se ausentaría por una semana, esto no evitó que la escuela lo multara con setenta y siete dólares americanos.

La multa es lo de menos, lo sorprendente es este vídeo que muestra a Paddy pagando la multa en el Centro Civil de Swansea con una barrica llena de centavos.

En el vídeo podemos ver al molesto padre de familia entrar al centro con un cubo negro en la mano, que debió haber pesado toneladas. El hombre se aproxima al mostrador e informa que está ahí para pagar su multa. Tras corregir la cantidad, una voz le afirma “debe £60, entonces” a lo que el responde: “Maravilloso, acá están sus £60”, antes de excusarse por ser molesto.

Paddy afirmó en una entrevista: “Hasta donde me conciernen, eso es lo que solicitaron. Ellos me sancionaron por esa cantidad, les di esa cantidad”.

“Es una regla absurda que diseñaron para castigar a las familias trabajadoras. No puedo costear llevarlos de vacaciones en temporada alta, me llegó un dinero extra en mi pago, y aproveche para llevarlos a un sitio que sería imposible conocer en otra ocasión”.

Paddy afirma que a su pequeño hijo le encantó el viaje a Egipto, y que sería una desgracia haberle negado esta ocasión. Además de esto, el hombre apuntó que su acto no tiene nada contra los trabajadores del Centro Civico, si no con el consejo que dicta estas reglas.

“No comentaron como debía pagarlo; a mi juicio está saldado. Fui educado con la señorita que me recibió.

Para lograr las monedas, debí solicitarlas con anticipación a la oficina postal. Tardé una semana en conseguirlas”.

Si bien fue una buena contestación por parte de este enojado padre de familia, quizás el consejo lo contacte después, puesto que las monedas de 1 centavo y dos centavos no son válidas en cantidades mayores a veinte centavos.

Compartir

Comentarios