“Busco papá que sepa de parrilladas”; chicos publican anuncio en internet y 3 héroes acuden

Curiosidades

Papás ayudan a unos chicos a hacer una gran parrillada. Todos, como buenos hombres, conocemos la relevancia de una buena parrillada con sus respectivas cervezas. Siempre y en toda circunstancia hay alguien en el conjunto que es el escogido para aprender el asador y poner varios cortes al fuego mientras que el resto conversan anécdotas entretenidas de la vida, pero ¿qué sucede si son jóvenes y ninguno supiese de qué manera hacer toda esta sagrada práctica?

Papás ayudan a unos chicos a hacer una gran parrillada

Papás ayudan a unos chicos a hacer una gran parrillada

Bueno, un muchacho y sus amigos creyeron que sería buena idea “rentar un papá” para su asamblea de fin de ciclo escolar en Spokane, Washington. Dane Anderson lo planificó todo: pagó un anuncio en Craiglist titulado:

SE BUSCA: padre para una parrillada.

El conjunto de chicos no buscaban a cualquier persona, solicitaron que los demandantes tuviesen un mínimo de dieciocho años de experiencia como padres, diez más de experiencia en la parrilla y, lo más esencial, “gusto por una buena y fría cerveza en un caluroso día de verano”.

Además de esto, los chicos esperaron que los “papás” asaran hamburguesas y hotdogs, se refiriesen a los asistentes como Muchachote, Jefe, Sport, Vencedor y que hablaran sobre cosas como podadoras de pasto, edificar tu patio trasero, ya saben, cosas de las que los papás hablan a lo largo de una asamblea de ese tipo. Había preferencia si tu nombre era Bill, Randy o bien Dave.

La publicidad fue publicada con un mes de anticipación y no esperaban que hubiese contestación. Sorprendentemente, no solo un extraño padre de familia se ofreció, sino ese día se presentaron 3 hombres prestos a hacer la mejor parrillada que existiese.

Si bien no llenaron el requisito del nombre, Scott, Pete y Jim, llegaron aquel día y enseñaron a los chicos de qué manera prender desde el carbon, hasta de qué manera asar la carne.

Pete fue apodado Papá del ejército, y compartió historias sobre sus años de servicio, y enseñó a los muchachos canciones italianas para tomar.

Scott ganó el apodo de Weed Dad, pues dio a los chicos infusiones naturales y hamburguesas vegetarianas, y todos afirmaban que era como el habitual papá buena onda.

Scott mostró mucho entusiasmo y afirmó estar feliz de entretener a los chicos. Esta experiencia fue exageradamente singular para él, puesto que su padre terminaba de morir días antes.

Pero el trabajo más esencial se lo dejaron a Jim, asimismo conocido como Papá Parrilla, quien trajo su asador y se aseguró de todo lo relacionado con la carne, desde adquirirla hasta prepararla y asarla.

Dane, el organizador, afirmó a medios locales lo feliz que estaban por pasar un día al lado de estos grandes personajes:

Ver a mis amigos reunidos en un sitio, conversando y pasándola bien, tomando unas cervezas, comiendo, es algo mágico, se los aseguro. Estoy feliz y orgulloso de que vivamos en el siglo veintiuno donde podemos tener a más de un papá.

El padre de este muchacho asimismo se apareció en la celebración y pasaron un enorme instante juntos.

Uno de los chicos que asistió afirmó que, cuando el anuncio salió, muchas compañías los contactaron para patrocinar el acontecimiento. Rainer Beer, una cervecera local, les mandó quinientos latas a fin de que los chicos se sostuvieran hidratados el día entero.

¡Qué buena idea la de estos chicos, todo salió perfecto y lo pasaron realmente bien!

Compartir

Comentarios