in ,

Perrito se niega a abandonar el lugar donde murió su dueño y le construyen un refugio

No cabe duda que la lealtad de un perro está mas allá de toda prueba; aun, puede trascender una desgracia y la muerte de su compañero humano, y la historia que vas a ver ahora, sucedida en Grecia, es una muestra más de la amistad eterna que te puede brindar un cánino.

Haris tenía 40 años cuando padeció un accidente y murió al estrellar su auto contra una revolvedora de cemento en la carretera, el nueve de noviembre del dos mil diecisiete, un año una vez que su hermano muriera de una manera similar.

Claro que la coincidencia de que los 2 hermanos murieran de forma afín llamó la atención; pero lo que verdaderamente volvió viral la nueva es que el perro de Haris, al que se le conoce como “el Hachiko griego”, diese con el sitio, puesto que se hallaba en su casa en Naupacto, que se encontraba a poco más de 12 kilómetros de donde ocurrió el accidente.

A lo largo de un año y medio el leal piloso ha continuado en este sitio pese a que personas próximas a la zona procuraron separarlo y darle un nuevo hogar; siempre y en todo momento retorna a este lugar a pie de carretera, tal y como si Haris se encontrase ahí aún, y lo transformó en su casa, pese a las incomodidades y el peligro que esto implica.

Una historia increíble y que estremece el corazón de quienes tienen a sus lomitos y saben del cariño sin límite que pueden dar.


Como una forma de reconocer el ahínco y persuadidos de que nunca abandonará a su amigo, los vecinos del sitio decidieron improvisar un cobijo y llevarle comida y agua, aparte de levantar un pequeño santuario para Haris.

El Hachiko heleno no se despega de ahí, en ocasiones viendo para el horizonte, quizá con la esperanza de que en algún instante su querido humano aparezca y puedan regresar a jugar.

Indudablemente, una historia enternecedora que nos prueba lo valiosa que es la naturaleza y que muy frecuentemente no sabemos apreciar.


¡Un aplauso para este leal lomito!