Perro finge estar enfermo para que su dueño se quede con él en casa; supo hacer una tos falsa

Animales

Perro fingía estar enfermo de tos para que no lo dejaran. La enfermedad canina del amor por sus dueños pareciese no tener síntomas físicos… salvo en un caso así. Un inteligente cachorrito decidió inventarse una enfermedad a fin de que su dueño no lo dejase solo.

Sullivan vive en Utah con sus dueños, Alex y Kennady. La semana pasada, Kennady decidió pasar su hora de almuerzo en casa con el cánino. Cuando retornó a trabajar, Sullivan súbitamente comenzó a toser y se quedó preocupadísima.

Perro fingía estar enfermo de tos para que no lo dejaran

Perro fingía estar enfermo de tos para que no lo dejaran

“Realmente me atemorizó mucho”, afirmó Kennady. “Él movía su cola y corriendo, solo deseaba jugar pero seguía haciendo este horrible ruido”.

Kennady llamó a su esposo para decirle lo que pasaba. Como no podía quedarse con Sullivan, Alex decidió retornar más temprano a casa del trabajo para hacerle compañía y cerciorarse de que no empeorara.

Pero con esa dosis extra de atención, la tos de Sullivan cesó enigmáticamente, como llegó se fue. Esa tarde, Sullivan estaba tal y como si nada. “Supusimos que tendría algo atascado en la garganta y por último lo echó”, afirmó Kennady.

Por la mañana siguiente, cuando la pareja se preparaba para irse a trabajar, el cánino comenzó a toser nuevamente. Preocupado de nuevo, Alex decidió quedarse en casa ese día asimismo. Y probablemente era lo que deseaba Sullivan.

Después, Alex llevó a Sullivan al veterinario con la esperanza de descubrir qué enfermedad sufría. Después de ciertas pruebas, se concluyó que el can estaba absolutamente saludable. La tos era falsa.

“Mi esposo se quedó en casa por el hecho de que el cánino tosía. Lo llevó al veterinario y pagó 85 dólares americanos par que nos afirmara que era una tos falsa”.

Para estar seguros, la pareja consultaron más veterinarios. “Casi todos afirmaron que se hacía el enfermo en las mañanas o bien cuando lo dejábamos por el hecho de que sabe que si actúa diferente o bien se hace el enfermo le prestamos más atención y nos quedamos con él”, afirmó Kennady.

Resulta que ese género de actitudes en las mascotas no es algo nuevo. El doctor Jill Sackman, jefe del Servicio de Medicina del Comportamiento en BluePearl Veterinary Partners, afirmó que esto corresponde al fenómeno llamado condicionamiento operante:

“Los perros efectivamente pueden aprender que determinados comportamientos ocasionan cosas buenas, como toser o bien estornudar resultan en más atención de sus dueños”, afirmó. “No afirmaría que lo finge, sino más bien que… más bien que son tan inteligentes que se percatan de que cierto comportamiento es premiado”.

Por fortuna, Sullivan dejó de toser. Kennady sospecha que el cánino se percató de que toser era un arma de 2 filos, la atención extra era agradable pero ir al veterinario no tanto.

“No estoy sorprendida de que dejase de hacerlo”, afirmó. “Es un cánino impresionantemente inteligente desde pequeñísimo. Aprende todo rapido. Verdaderamente es un enorme perro”.

Compartir


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…


Loading...

Comentarios