Le dan una paliza en MMA y todavía su mamá enojada se sube al ring y le pega por perder

Deporte

Pierde en pelea de AMM y su madre sube y lo abofetea. Esto sí es ya el colmo: te ponen una golpiza en tu riña de Artes Marciales Mixtas, y aún no te recobras, cuando tu madre sube al área de combate y te abofetea…

Tal parece que Anna Azovskaya, madre de Viktor Kichigin, es quien debería haber subido y dar la riña, puesto que se ve que es una fiera, que se la pasó gritando y manoteando mientras que le ponían una tunda a su hijo, y fue tanta su molestia, que al final subió y asimismo le puso unos “golpecitos” a su retoño, quien yacía prácticamente inconsciente…

Pierde en pelea de AMM y su madre sube y lo abofetea

Ruslan Yamanbaev, fue el responsable de derrotar a este desdichado peleador, y por un instante quizás creyó que la furia de la madre se dirigiría hacia él, pero no.

La riña se hizo en Yekaterinburgo, Rusia, donde Viktor ha tratado de hacer carrera, al lado de sus 2 hermanos: Georgy y Grigoriy; los 3 son entrenados por su madre… quien además de esto es su representante…

En el segundo round Viktor fue derrivado y después golpeado salvajemente hasta el momento en que se declaró el KO, y después llegó su madre ¡para rematarlo!

La historia de esta mujer no ha sido fácil: desde hace veinte años perdió a su marido y a sus padres, con lo que ha debido instruirlos sola. Asimismo, debió salir de Uzbekistán y situarse en Rusia, lo que no fue complicado. Quizá de allá su duro carácter.

“Desde entonces, mis hijos y yo nos trasladamos por medio de Rusia unas quince veces. Mis hijos empezaron a cambiar, del mismo modo que los enfrentamientos con otros pequeños, así que empecé a decirles que debíamos aprender a luchar… ¡Los hombres deben batallar!”

Pierde en pelea de AMM y su madre sube y lo abofetea

“A muchos atletas les agradaría tener a sus seres queridos cerca de ellos en instantes bastante difíciles, pero para muchos eso no es posible. Con lo que creo que mis hijos tienen suerte por el hecho de que siempre y en todo momento estoy ahí para apoyarlos y asistirlos. Sé que bastante gente tiene envidia de mis hijos, pero sencillamente no lo aceptarán.”

Puesto que con esa ayuda, quién sabe si de veras la gente sienta envidia, ¡o bien desee llamar al Servicio de Protección a Menores! Si bien su hijo ya tiene veintidos años…

Compartir


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…


Comentarios