Prisioneros construyen 2 computadoras con partes usadas para hackear el sistema de la cárcel

Curiosidades

Presos construyen computadoras y se conectan a la red. Como cuando eres pequeño, te cuelas a la oficina del director y le robas los exámenes o bien te cambias las calificaciones en el sistema; si bien en un caso así, en lugar de la primaria, es una prisión y en lugar de mudar los resultados de los exámenes, la computadora se utiliza para estafas y para el sabotaje cibernético.

En el Departamento de Rehabilitación y Corrección de Ohio (ODRC), 5 presos edificaron 2 PCs con viejas partes recicladas, las ocultaron en el techo de un armario, entre 2 tablas de madera comprimida y después conectaron los equipos al Sistema del ODRC, con el propósito de hacer cybershenanigans, término que se refiere a sabotajes cibernéticos y empleo de medios electrónicos para piratear y también interferir en las comunicaciones de una corporación.

Presos construyen computadoras y se conectan a la red

Presos construyen computadoras y se conectan a la red

Y habrían conseguido seguir conectados, de no ser por el hecho de que el inspector general se enteró de que existían entradas sospechosas al sistema de la correccional hechas desde el interior de la corporación. Esta información la consiguió el equipo informático, mientras que migraban los servidores proxy, de Microsoft a Websense y hallaron unas anomalías en el empleo de la red.

Tras esto, se notificó al inspector que existían operaciones en internet que sobrepasaban el empleo diario de Internet (como cuando tu vecino descubre que te cuelgas a su wifi) y reportaron 7 alarmas de hackeo y cincuenta y nueve de “anulación de proxy”, lo que lanzaba que había equipos sospechosos colgados al network de la correccional.

Conforme declaraciones del inspector general:

“Me notificaron que había una ordenador en nuestra red que era utilizada para intentar piratear el sistema, desde los servidores proxys. Se fue acotando la zona de busca de este equipo, que al final se hallaba en el P3, conectada al puerto dieciseis. Proseguí el cable desde la fuente de energía hasta un armario que se hallaba en un pequeño taller. Cuando removí el techo del guardarropa, hallé 2 equipos de computo ocultos entre 2 capas de madera comprimida”.

Las computadoras habían sido hechas, gracias a un programa prestado en tal corporación, que enseña a los presos a reciclar y arreglar equipos de cómputo, con el propósito de que aprendan un oficio y consigan una rehabilitación triunfante.

Pocos se aguardaron que con estas clases estaban formando al contrincante, puesto que con unas partes de computadoras y los conocimientos aprendidos en el curso, los presos hicieron algo más que conectarse a Facebook: se metieron al sistema para piratear la seguridad y darle acceso a ciertos reos a diferentes áreas en la corporación, de igual forma, la empleaban para compilar información personal, que fue útil para aplicar a 5 tarjetas de crédito.

Aunado a esto, el equipo de informática halló que se empleó para crear certificados, cuentas de chat en Pidgin, sitios Tor, teléfonos virtuales, pornografía, vídeos y otros softwares, aparte de tener acceso al sistema de ORDC, el que no vacilaron en sabotear y de esta manera tener acceso a bit wallets, cuentas corrientes o bien de stripe y tarjetas de crédito.

Los responsables de este crimen, que se define como fraude y delitos cibernéticos, fueron identificados y separados del resto. Mientras, en un reporte sobre lo ocurrido, el ODRC comenta que van a tomar cartas en el tema para cerciorarse de que un acto de este modo no vuelva a repetirse, sin recortar su programa de rehabilitación para los reos:

Es de relevancia crítica que proveamos la seguridad precisa del empleo de la tecnología por los internos, mientras que les seguimos dando la ocasión de participar en un programa de rehabilitación significativo.

Menciona el reporte levantado sobre este caso.

Por el momento, los presos ya son castigados por su actividad delictiva y la corporación va a tomar las medidas a fin de que no se repita otro crimen cibernético al estilo Anonymous, sin afectar los programas de reinserción social que existen en tal centro de Ohio.

Compartir


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…


Comentarios