Razones por las que la saga de ‘Rápido y Furioso’ es considerada una Ópera Moderna

Cine

‘Fast and Furious’ o una ópera americana de la épica moderna. The Fate of the Furious (o bien Rapidos y Furioso ocho) está en los cines, y con esta entrega muchos comenzaron a meditar sobre la espectacularidad de la serie de motores y autos cambiados, una franquicia que no parece tener fin y que asimismo es una parte de la épica moderna.

Es seguramente la única saga que en su quinta entrega comenzó a mejorar: la única asimismo que opera de forma diferente a otras superproducciones de enorme éxito (no tiene superhéroes, magos ni personajes de Disney), y en contraste a Star Wars, tiene un orden temporal estable y sigue siendo un éxito garantizado.

'Fast and Furious' o una ópera americana de la épica moderna

‘Fast and Furious’ o una ópera americana de la épica moderna

¿Por qué razón? Pues cada película es entretenimiento puro de 2 horas de los mejores choques y persecuciones posibles. Y por último, estas películas no se dirigen a una audiencia concreta, cuando entras al cine, los asientos están ocupados por todo género de personas.

¿Pero cómo estas películas, que conforme The Onion están escritas por un pequeño de 5 años, consiguen tanto éxito? La contestación parece simple, y es que la saga tiene esa idea de que es posible conseguir lo “imposible”.

El variado conjunto de directivos parece haber encontrado una forma de hacer de estas películas thrillers sensibles que combinan realmente bien la acción, el peligro y la insolencia. Aparte de un montón de preciosos autos transformados en chatarra, haciendo acrobacias increíbles.

Históricamente, una película de acción tiene éxito cuando consigue captar la forma en que la gente se ve a sí, como los ideales que los espectadores respetan y a los que aspiran. En Jurasic Park los humanos hacían de dioses, con lo que fueron castigados. En el Titanic los humanos retaron a Dios y asimismo padecieron las consecuencias.

Mas películas como Die Hard o bien Fast and Furious reflejan la lucha diaria de cada hombre y su busca de una finalidad a través de la defensa de determinados valores, contra la contrariedad y la injusticia, que en ocasiones aparece disfrazada de buenas costumbres.

De este modo, en Die Hard, el hombre promedio, (John McClane), activamente se encara a una elite de soldados utilizando lencería y sin zapatos. La franquicia de los Rapidos y Furiosos es afín.

Los héroes que aparecen en las situaciones más inesperadas, son un reflejo de la vida diaria. Esto es lo que hace que franquicias como F&F tengan éxito. Cuando lo absurdo aparece y envuelve a los personajes que de alguna forma representan, te interesas más por el resultado y de qué forma la película reta un destino predeterminado.

Las películas más absurdas son un éxito de taquilla cuando la audiencia decide que retar a la naturaleza es más esencial que rememorar las reglas de una realidad poco verosímil. Las películas de esta forma fueron escalando de una relación de corredores callejeros y pendencieros, al nivel de héroes proletarios que prácticamente alcanzan la categoría de James Bond, o bien Iron Man.

¿Y qué hay de las escenas absurdamente irreales? Ciertos se ríen como locos cuando ven que Vin Diesel, se lanza a gran velocidad por el parabrisas para apresar en el aire a Michelle Rodriguez, por poner un ejemplo. Otros afirmarán que escenas como estas son “licencias poéticas” que los cineastas usan para normalizar lo absurdo,  pues se supone que una película sea amena, y por el hecho de que probablemente vas a estar conforme en que en ocasiones la realidad es más absurda que exactamente la misma fantasía.

Además de esto, la franquicia apela a otro elemento, el de la fraternidad. La serie ha sabido sostener enganchada a la audiencia con el deseo de cualquiera de pertenecer a una familia tan fabulosa como la del equipo de Vin Diesel. Un equipo tan diverso y también inclusivo como cualquier familia o bien comunidad ideales.

Cuando la audiencia se despidió de Paul Walker en Fast and Furious siete, fue un instante intenso. La canción de Charlie Puth, See you again se escuchaba en todas y cada una de las estaciones de radio. La serie además de esto precisaba esa canción y ese instante para despedirse del actor, como en el momento en que te despides de un familiar. Su legado persistirá probablemente en las futuras entregas.

Por todas y cada una de las razones dadas anteriormente, la franquicia de Fast and Furious es una suerte de épica moderna que presentada como una ópera americana, tiene como sopranos y mezzo sopranos, el rugido de motores cambiados y llantas rechinantes. El resto de la historia es exactamente la misma que la de una ópera, personajes debatiéndose entre la traición y la redención, el amor y la desgracia.

Compartir


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…


Comentarios