Se desató una pelea campal frente a él y se dedicó tranquilamente a comer sus papitas

Humor

Hay momentos en lo que solamente deseas es relajarte un rato y que el planeta siga rodando, pero lograr ese nivel de concentración es realmente muy difícil, puesto que cualquier cosa te puede sacar de ese estado, salvo que seas un profesor especialista, o bien este hombre…

Un vídeo captó una riña en un restaurante en R. Unido, pero entre todo el alboroto ocasionado entre todos los clientes  y el personal del local, este hombre como un ser alumbrado continuó en su sitio mirando el teléfono y comiendo papas fritas sin que nada ni nadie lo moleste.

No sabemos por qué razón comenzó el altercado, pero de repente las palabras se transformaron en golpes, empujones y patadas entre el personal de Ken’s Kebabs y los clientes; quizás no les agradó el alimento o bien su pedido no llevaba lo que habían pagado.

La cuestión aquí es que Chris Hill, de 52 años de edad, como fue identificado este hombre, veía la escena pero ni tan siquiera hizo el intento por levantarse, sino que mas bien siguió comiendo sus papas y después volvió a lo que veía en su teléfono sin que nada en su entorno lo incomodará.

Miré y estaban tirándose cosas. Entonces uno pateó el mostrador, y si bien pensé en irme, estaba gozando de mi comida… si bien las papas no eran buenísimas, pero estuve en paz.

—Chris Hill

La riña se puso bastante intensa, con gritos y golpes, y en cierto instante aun prácticamente se suben a la mesa en la que Chris comía, pero como afirmó, estaba gozando su comida, así que no tenía tiempo para meterse en esas cosas.

Mediante redes sociales miles han manifestado su desconcierto frente a la reacción de este hombre, que consistió en seguir metido en lo propio mientras que el planeta ardía a sus espaldas, si bien bueno, al final de cuentas no era su inconveniente.

 

A Dios gracias todo acabó sin graves consecuencias, solo los golpes que se repartieron, al tiempo que Chris siguió con su comida, y eso que las papas no estaban tan buenas…

Compartir