Se le atoró el pene en una llave; bomberos, enfermeros y hasta dentistas acudieron al rescate

Curiosidades

Se le atoró su pene en una llave; tuvo que llamar a los bomberos. De todos y cada uno de los lugares donde quisieses meter tu pene, imagino que en último sitio estaría una llave inglesa… si bien no conocemos los fetiches del resto personas. Y es que un hombre vivió instantes de pesadilla cuando su miembro se bloqueó en esta herramienta ¡a lo largo de diecisiete horas!

Se le atoró su pene en una llave; tuvo que llamar a los bomberos

Se le atoró su pene en una llave; tuvo que llamar a los bomberos

Tal y como si el dolor no fuese suficiente carga, el caballero debió solicitar ayuda a abundantes especialistas quienes se preocuparon por eliminar el objeto de metal de sus partes íntimas. Con lo que, aparte de todo, debió pasar por tal vejación.

Tras largas horas de examinación, los médicos no pudieron ayudar al soltero de treinta y siete años a eliminar la llave, con lo que el hombre, agobiado, llamó a la brigada de bomberos, quienes llegaron armados con una amoladora angular, que acabó considerándose demasiado peligrosa para la frágil operación, puesto que el calor que esta máquina produce podía haber ocasionado daños mayores.

El hombre, que prefirió quedar en el anonimato, fue llevado al centro de salud de Linhai, en CHina, cerca de las 9:30 pm, prácticamente un día una vez que sus genitales quedasen atrapados.

En este punto su miembro se hallaba bastante lastimado, hinchado y morado, con lo que los doctores hacían lo posible por salvar a tiempo su pene.

Ellos deseaban intervenir en los genitales, para reducir la presión de la sangre que causaba la hinchazón y el cambio de color, pero, por alguna extraña razón, los doctores requerían del permiso de los padres del hombre para seguir con la cirugía.

Desafortunadamente, los padres del hombre no se presentaron al centro de salud para firmar el permiso.

Uno de los doctores, que había estudiado un caso afín, tuvo la increible idea de llamar a un dentista de urgencias.

Los dentistas Zhou Gi y Shi Gengsheng llegaron al sitio con un taladro bucal que rota de 200,000  a 300,000 veces por minuto y un refrigerador de agua de alta presión, esencial para reducir el calor ocasionado por la perforación.

El hombre quedó liberado tras media hora de intervención, si bien las razones de por qué razón se atascó en la llave todavía son dudosas puesto que, obviamente, al hombre le da algo de pena charlar de ello…

Compartir

Comentarios