in , , ,

SE NECESITA UNA ENORME FLEXIBILIDAD ‘Flex challenge’, el reto viral que solo podrán hacer unos pocos privilegiados

Consiste en ponerse tumbado boca abajo y ser capaz de levantarse sin usar las manos en ningún instante


Jax Kranitz es una joven de 22 años que estudia en la Universidad de Iowa, en USA. Es gimnasta y a inicios del año en curso subió un vídeo para sus más de 100.000 seguidores de Instagram: se tumbó en el suelo de espaldas y, sin ayudarse de sus manos en ningún instante, logró erguirse.

Jax acompañaba su publicación con este mensaje: «¿Nuevo reto de la flexibilidad? Etiqueta a un amigo que pienses que puede hacer esto». Fue la primera en arrancar el ‘Flex Challenge’ y, desde ese momento, han sido multitud de personas las que han intentado llenar este bastante difícil reto, pero pocas lo han logrado.

 

Pues lograr ponerse en pie estando boca abajo y sin usar las manos es complicado, muy complicado. Tanto que solo unos pocos privilegiados lo han logrado, la mayor parte mujeres jóvenes y con una gran flexibilidad, como se puede ver en los vídeos que han subido a las redes sociales.

Demasiada flexibilidad
Observando el vídeo de Jax se verifica que el truco de este reto está en el movimiento de las piernas: hay que ser capaz de ponerlas en una situación de 180 grados para pasarlas de atrás para delante y, más tarde, poder sentarse. Tras lograr hacer lo más difícil del reto, solo hay que levantarse con un pequeño salto o bien doblando las piernas y cogiendo impulso.

 

Nelchonok, otra joven rusa con decenas y decenas de miles y miles de seguidores en las redes sociales, asimismo ha subido a su cuenta un vídeo en el que completa este reto. Pero si bien la mayor parte de las participantes son mujeres (y jóvenes), asimismo hallamos ciertos vídeos de chicos que tratan de llenar el reto con mayor o bien menor fortuna.

 

El ‘flex challenge’ está reservado solo para unos pocos privilegiados, pero son muchos quienes lo están procurando llenar. ¿Va a ser el reto viral más sano de 2020? Indudablemente, parece considerablemente más interesante que el ‘cereal challenge’, en el que una persona se llena la boca de leche y cereales mientras que otra come de manera directa con una cuchase de su boca.